Cargando Eventos

« Todos los Eventos

  • Este evento ha pasado.

Santa Catalina Tekakwitha – 17 abril

17 abril, 2017

Santa Catalina Tekakwitha

Santa Catalina Tekakwitha




Biografía

Santa Catalina Tekakwitha, bautizada como Catalina y llamada de manera informal como Lily of the Mohawks fue una laica católica aborigen iroquesa de Norte América. Es la santa del día 17 de abril en Canada y 14 de julio en Estados Unidos. Aquí te contamos su historia de conversión.

Primeros años y su educación

La gente de la tribu Mohawk eligió el nombre Tekakwitha para esta santa. En español su nombre significa «la que tropieza», sin embargo se la conoce como Catalina. Ella nació en el año 1656 en el pueblo Mohawk de Ossernenon, en la actual Auriesville de Nueva York.

Catalina fue la hija de Kenneronkwa, un jefe Mohawk, y de Tagaskouita, una mujer Algonquina, que había sido capturada en una incursión, luego adoptada y asimilada en la tribu. Su madre había sido bautizada católica romana y educada por misioneros franceses en Trois-Rivières, al este de Montreal. Tiempo después, los guerreros Mohawk la capturaron y se la llevaron. Tagaskouita tarde o temprano se casó con Kenneronkwa. Santa Catalina Tekakwitha fue la primera de sus dos niños.

El pueblo original de Catalina Tekakwitha siempre era muy distinto, porque los Mohawk absorbían a muchos habitantes del país capturados de otras tribus, en particular de los hurones, sus competidores, para sustituir a la gente que murió de enfermedades europeas o en la guerra.

La tribu Mohawk sufrió una epidemia de viruela severa desde el 1661 hasta el 1663, causando gran cantidad de víctimas. Cuando Catalina Tekakwitha tenía alrededor de cuatro años, su hermanito y ambos padres habían muerto de viruela. Ella sobrevivió, pero quedó con cicatrices faciales y la vista perjudicada. La pequeña Catalina fue adoptada por la hermana de su padre y su marido, un jefe del Clan de Tortuga. Antes de la epidemia, esta tribu había fundado un nuevo pueblo sobre el lado norte del río, que ellos llamaron Caughnawaga, y los sobrevivientes de la epidemia se mudaron a aquel pueblo.

La padres jesuitas cuentan que Santa Catalina Tekakwitha era una muchacha modesta que evitaba reuniones sociales; y que ella cubría la mayor parte de su cabeza con una manta debido a las cicatrices de la viruela. Ellos dijeron que, como huérfana, la muchacha estaba bajo el cuidado de parientes indiferentes hacia ella. Pero gracias a las tradiciones de Mohawk, ella probablemente estubo bien cuidada de por su clan. Ella se hizo experta en artes como la fabricación de ropa y cinturones de pieles de animal; tejiendo, armado de cestas y cajas de cañas e hierbas; y de la preparación del alimentos. Ella participó en la plantación estacional de mujer y la escarda intermitente. Como era el costumbre, fue presionaba para considerar el matrimonio alrededor de los 13 años, pero ella se negó.

Tiempos agitados y las invaciones

Catalina Tekakwitha creció en un período de agitación, su tribu fue involucrada recíprocamente con los colonos franceses y holandeses, que competían en el comercio de piel lucrativo. Los Mohawk al principio negociaban con el negocio holandés. En cambio los francés negociaban y estaban aliados con los Hurón.

En medio de una expedición en el territorio Iroqués, los franceses atacaron la tribu Mohawk en la actual Nueva York en 1666. Después de expulsar de la gente de sus casas, los franceses quemaron y destruyeron todo. Catalina Tekakwitha, de alrededor de 10 años de edad, escapó con su nueva familia en un bosque frío.

Después de la derrota por las fuerzas francesas, forzaron a los Mohawk a un tratado de paz, que requirió que ellos aceptaran a los misioneros jesuitas en sus pueblos. Los jesuitas establecieron una misión, el la que más tarde se desarrolló la ciudad actual de Auriesville, Nueva York. Allí, los jesuitas estudiaron Mohawk y otras lenguas maternas para alcanzar a la gente. Ellos les hablaron del cristianismo en términos con los cuales los Mohawk podían identificarse. Gracias a su trabajo evangelizador sobre Catalina Tekakwitha, Darren Bonaparte, notó los paralelos entre algunos elementos de los Mohawk y la creencia cristiana. Por ejemplo, los jesuitas usaron la palabra Karonhià:ke, que significa Mundo de Cielo, como la palabra cielo en la oración del Padre Nuestro.

Cuando Catalina Tekakwitha tenía 11 años, ella encontró a los misioneros jesuitas Jacques Frémin, Jacques Bruyas, y Jean Pierron, que había venido su pueblo. Su tío se opuso cualquier contacto con ellos porque él no quería que ella se convirtiera al cristianismo.

En el verano 1669, varios de cientos de guerreros Mohicanos, que avanzaban del este, atacaron de alba sobre Caughnawaga. Despertando rápidamente a la defensa, los aldeanos de Mohawk rechazaron a los invasores. Tekakwitha,  en ese entonces con 13 años, se unió a otras muchachas para ayudar al sacerdote Jean Pierron a tender heridos, enterrar a los muertos, y llevar alimento y agua a los guerreros de defensa sobre las palizadas.

Cuando los refuerzos llegaron de otros pueblos Mohawk, estos defensores condujeron a los guerreros Mohicanos marcha atrás. Los victoriosos guerreros Mohawk persiguieron a los Mohicanos, atacándolos en el bosque, matando más de 80 y capturando varios más. Cuando volvieron al pueblo, los vencedores torturaron los Mohicanos cautivos que eran 13 hombres y 4 mujeres para ejecutarlos 3 días después. El padre Pierron, imploró que los torturadores se frenasen, pero ellos no le hicieron caso. El sacerdote entonces instruyó a los cautivos en la doctrina Católica como mejor pudo y los bautizó antes de que ellos murieran bajo la tortura.

No más supersticiones en la tribu

Los indios iroqueses festejaban la Fiesta de los Muertos, donde exhumaban a los cuerpos para mandar sus almas a los espíritus de la tierra. Como esas eran supersticiones, el sacerdote de Catalina atacó esas creencias e instistió en que ellos dejaran sus ritos «supersticiosos». Él exigió que, para asegurar la amistad con Francia, el pueblo Iroqués tenía que dejar aquella fiesta, su fe en los sueños y la adoración de su dios de la guerra. El jefe Iroqués acepto y más tarde fue convertido al cristianismo.

Presión familiar a Catalina

Cuando Santa Catalina Tekakwitha cumplió 17 años, su madre adoptiva (la hermana de su padre) y la tía (la hermana del tío) se vieron afectadas sobre su falta de interés al matrimonio. Ellas trataron de arreglar su matrimonio con un joven hombre de Mohawk y diciendole a la jóven que él quería casarse con ella, y presionandola. En consecuencia Catalina escapó y se ocultó de su familia en un campo cercano. La santa fue castigada por sus tías con burlas, amenazas, y con cargas ásperas de trabajo. Pero Tekakwitha siguió oponiendose al matrimonio. Las tías finalmente cedieron.

En la primavera del 1675, a la edad de 18 años, Tekakwitha encontró al Padre jesuita Jacques de Lamberville, que visitaba el pueblo. En la presencia de otros, Tekakwitha contó su historia y su deseo de hacerse cristiana. Después de esto ella comenzó a estudiar el catecismo con él sacerdote.

Conversión

Al ver que ya estaba lista, el padre bautizó a Catalina un Domingo de Pascua, día 18 de abril del 1676. Tekakwitha fue bautizada con el nombre de Catalina, en honor a Santa Catalina de Siena.

Después de que Catalina fue bautizada, permaneció en en ese pueblo durante otros 6 meses, pero algunos se opusieron a su conversión y la acusaron de brujería. El padre Lamberville le sugirió que vaya a la misión jesuita de Kahnawake donde habían varias aborígenes convertidas. Catalina se les unió en en el 1677.

Se dice que Catalina se ponía espinas sobre su estera de dormir para rezar por la conversión y el perdón de sus parientes. Ella vivió en aquella misión por los 2 años restantes de su vida. Cuando las mujeres aprendieron sobre las monjas, ellas quisieron formar su propio convento y crearon una asociación informal de mujeres devotas.

Estas fueron sus palabras:

Lo he pensado bastante. Durante mucho tiempo mi decisión sobre lo que haré esta decidida. Me he consagrado completamente a Jesús, hijo de María, lo he escogido como marido y Él me tomará como esposa.

De esta forma la santa se convirtió en la primera virgen de su tribu. Sus padres espirituales ya veían las santas cualidades de la joven Catalina.

Su espíritu de penitencia

Tekakwitha creía en el valor de sufrimiento ofrecido a Dios. Ella no comía mucho y como se decía, añadía gustos indeseables a su alimento. Ella dormía sobre una cama con espinas. Cuando vio las quemaduras terribles hechas a los prisioneros, ella también se quemó. Su consejera espiritual, Anastasia, parece haber animado sus penitencias. Con su amiga Marie-Thérèse, Tekakwitha fácilmente subió sus penitencias. Su salud siempre fue muy pobre y por esto se debilitó aún más. La amiga Marie-Thérèse buscó la ayuda de el Padre Chauchetière. Él regañó a las jóvenes, diciendo que la penitencia debe ser usada con moderación. Él dijo a las dos que ellos deben aprobar sus penitencias para que no se hagan irrazonables. Tekakwitha escuchado al sacerdote. De aquí en adelante, Tekakwitha practicó las penitencias que el sacerdote le permitiría, pero nada más.

Su muerte y las apariciones

Alrededor de la Semana Santa de 1680, sus amigos notaron que la salud de Tekakwitha estaba mal. Cuando la gente supo que ella tenía pocas horas de vida, los aldeanos fueron a acompañarla, acompañados por los sacerdotes Chauchetière y Cholenec, que le dieron la unción. Santa Catalina Tekakwitha murió alrededor de las 15:00 (3 de la tarde) el miércoles Santo, 17 de abril de 1680, a la edad de 23 años. El padre Chauchetière relató que sus palabras finales fueron, » Jesús, María, los amo. «

Después de su muerte, la gente notó un cambio físico. Cholenec más tarde escribió, » Esta cara, tan marcada y moreno, de repente ha cambiado aproximadamente un cuarto de hora después de su muerte, y se hizo tan hermosa y tan blanca que la observé inmediatamente. » Sus cicatrices de viruela desaparecieron.

Tekakwitha se le apareció a tres individuos en las semanas después de su muerte. A su maestra espiritual, Anastasia Tegonhatsiongo, a su amiga Marie-Therèse Tegaiaguenta, y al Padre Chauchetière. Anastasia dijo que, lamentándose de la muerte de su hija espiritual, miró encima y vio a Catalina «arrodillándose en el pie de su colchón con una cruz de madera que brillaba como el sol». Marie-Thérèse divulgó que ella fue despertada de noche por una llamada sobre su pared, y una voz preguntó si ella estaba despierta, y era Catalina que le dijo «he venido para decir ¡adiós!; estoy sobre mi camino al cielo». Entonces Marie-Thérèse fue fuera, pero no vio a nadie; pero oyó un murmullo que le decía, » el Adiós, el Adiós, dile al padre que voy al cielo». El padre Chauchetière mientras tanto dijo que él vio a Catalina en su tumba; que ella apareció en «esplendor barroco; durante dos horas él la miró, y vio su cara levantada hacia el cielo como en éxtasis.

El sacerdote hizo una capilla construida cerca de la tumba de Kateri o Catalina. Por el año 1684, las peregrinaciones habían comenzado a hacerse allí para honrar a la santa.

Canonización

Tiempo después de su muerte, Catalina Tekakwitha fue considerada como la patrona aún no oficial de Montreal, Canadá, y los pueblos Indígenas de las Américas. Cincuenta años después de su muerte, un convento para monjas americano nativas abrió en México. Ellas rezaron mucho por ella y apoyaron su canonización.

El 3 de enero de 1943, el Papa Pio XII la declaró venerable. Ella fue beatificada como Catalina Tekakwitha el 22 de junio de 1980, por el Papa Juan Pablo II.

El 19 de diciembre de 2011, la Congregación para las Causas de Santos certificó un segundo milagro por su intercesión, firmada por el Papa Benedicto XVI, que preparó el terreno para la canonización pendiente. El 18 de febrero de 2012, el Papa Benedicto XVI decretó que Tekakwitha sería canonizada.

Santa Catalina Tekakwitha fue canonizada el 21 de octubre de 2012 por el Papa Benedicto XVI. Ella es la primera mujer nativo americana de Norteamérica en ser canonizada por la Iglesia Católica Romana.

Milagros

Joseph Kellogg era un niño protestante capturado por los nativos en el décimo octavo siglo y tiempo después devuelto a su casa. Doce meses más tarde, él cogió la viruela. Los jesuitas ayudaron a tratarlo, pero él no se recuperaba. Ellos tenían reliquias de la tumba de Tekakwitha, pero no quisieron usarlos sobre un no católico. Un jesuita dijo a Kellogg que, si él se haría un católico romano, la ayuda vendría a él. Joseph hizo así. El jesuita le dio un pedazo de madera descompuesta del ataúd de Santa Kateri (Catalina), que lo hizo curarse. La santa fue muy curadora en sus intercesiones.

Otros milagros atribuidos a Santa Catalina: El padre Rémy recuperó su oído y una monja en Montreal fue curada usando artículos que anteriormente pertenecían a Catalina.

El 19 de diciembre de 2011, el Papa Benedicto XVI aprobó el segundo milagro necesario para la canonización de Kateri. El milagro autorizado ocurrió en el 2006, cuando un muchacho jóven de el estado de Washington sobrevivió a una bacteria severa y carnívora. Los doctores habían sido incapaces de parar el progreso de la enfermedad con la cirugía e informaron a sus padres que él probablemente moriría. El muchacho recibió el sacramento de la unción de los enfermos departe de un sacerdote católico. Como el muchacho era mitad indio nativo, los padres le dijeron que rezarían por la intercesión divina de Catalina Tekakwitha. Una monja católica, la Hermana Kateri Mitchell, visitó la habitación del muchacho y le colocó una reliquia de Tekakwitha, un fragmento de hueso, en su cuerpo y rezó junto con los padres de el chico. Al próximo día el joven estaba completamente curado.

Detalles

Fecha:
17 abril, 2017
Categoría del Evento:

Local