Cargando Eventos

« Todos los Eventos

  • Este evento ha pasado.

San Atanasio – 2 mayo

2 mayo, 2017

San Atanasi

Biografía




San Atanasio fue un obispo y teólogo griego antiguo. Es considerado doctor de la Iglesia Católica. Es uno de los santos del día 2 de mayo.

Primer periodo

San Atanasio nació en Alejandría de Egipto al final del siglo III, pocos años antes de la última gran persecución contra los cristianos acusados por el emperador Diocleciano, y murió algún tiempo antes de la adopción del Cristianismo como religión oficial y única del imperio romano.  Se formó en el entorno alejandrino, dónde existió una famosa escuela cristiana, e inició la carrera eclesiástica como secretario del obispo Alejándro. Su vida fue relacionada al gran esfuerzo que la Iglesia tuvo que sustentar en aquellos años para definir la  controversia sobre la dogma trinitaria, a cuya defensa se dedicó con todas sus energías. Diácono echa el ancla acompañando a su obispo Alejándro al primero Concilio de Nicea del 325, querido por el emperador Costantino para dirimir la cuestión levantada por la predicación de Arión, también él de Alejandría, acerca de la naturaleza de Cristo. El concilio elaboró un «símbolo», es decir una definición dogmática relativa a la fe en Dios, en el que compadre, le atribuido al Cristo, el término «símbolo niceno» que se puso en neta antítesis con el pensamiento de Arión, que predicó en cambio la creación del Hijo a obra del Padre y por lo tanto negó la divinidad del Cristo.

Los Primeros Contrastes

Entre los primeros conflictos que San Atanasio tuvo que enfrentarse está el cisma de los melecianos, respecto a los que el concilio niceno dispuso un tipo de tolerancia. La abierta desaprobación de aquella tregua de parte de Atanasio les proveyó a sus adversarios la ocasión para denunciarlo frente al emperador de violencias y persecuciones en su contra. Desertado un primer sínodo en Cesárea en Palestina, convocado por Costantino para juzgarlo,  Atanasio no pudo evitar el sínodo convocado en Tiro, pero mientras tanto el contraste ideológico contra los melecianos no le impidió conseguir de ello la alianza. A pesar de todas las acusaciones fueran confutadas regularmente, el sínodo quiso nombrar una comisión episcopal de investigación, al que se opuso el partido de Atanasio. La disputa se desembocó en violencias, y el sínodo pronunció,una condena de deposición y destierro, que les fue comunicada al emperador y al papa. Antes que los obispos se pronunciaran, Atanasio logró encontrar personalmente a Costantino, consiguiendo de ello una solicitud imperial dirigida a los obispos del sínodo para que justificaran su posición intransigente. Pero las nuevas acusaciones que avanzaron, convencieron al emperador que la paz en Egipto pudo ser sólo asegurado con el alejamiento del obispo. Costantino por tanto ratificó la deposición de Atanasio del escaño episcopal.

Transcurridas su primer destierro entre el 335 y el 337 en Treviri fue huésped del obispo Maximino. Durante este período completó el doble tratado Contra los Gentiles sobre la encarnación, en el que expuso sus razones sobre la identidad de Cristo como «auténtico Dios» y «verdadero hombre.» En aquel entonces la cristiandad se debatió para encontrar una posición unívoca: de una parte la Iglesia de Roma, sede patriarcal de occidente, conducida por papa Giulio, firme sobre los principios del concilio de Nicea; de la otra la Iglesia de oriente, más especulativa y culturalmente vivaracha, presentó muchas caras que fueron del arianesimo puro a infinitos matices del semilla-arianesimo.

Con la muerte de Costantino en el 337, el imperio fue dividido entre sus tres hijos, y  Gallia le fue asignado a Costantino II. Aprovechando la amnistía general concedida por el asentamiento sobre el trono, y del hecho que el nuevo soberano fue decididamente favorable a las posiciones de la Iglesia de Roma, Atanasio preguntó de ser reintegrado en su sede episcopal de Alejandría,  pero regresó en la jurisdicción de Constancio II. Costantino le escribió al hermano Constancio afirmando que el reinsediamento de Atanasio sobre el trono obispal de Alejandría fue un deseo de Costantino que la muerte le impidió de completar.

La muerte de Costantino II, en el 340, expuso de nuevo a Atanasio a la persecución de sus adversarios, que el año siguiente convocaron un concilio en Antioquía. Los noventa obispos orientales en acuerdo establecieron oficialmente que un obispo declarado decaído por un sínodo no pudiera ser reintegrado si no por decisión de otro sínodo, y confirmaron por tanto la degradación de Atanasio, poniendo en su puesto a Gregorio de Cappadocia. El emperador intervino ordenando que el nuevo obispo y las deliberaciones del sínodo también fueran sustentadas con la fuerza. Atanasio se amparó a Roma, dónde quedó en destierro por unos tres años durante los que, además, consiguió no sólo el reconocimiento de inocencia del papa Julio I , sino que también de un concilio de 50 obispos de la iglesia de Roma.
Pero el problema solicitó una solución definitiva: Constante I, que reinó en todo el occidente después de la anexión de los territorios de Costantino II, en acuerdo con papa Julio I reunió, en el 343, el concilio de Sardica, la actual Sofía, a cuyo 94 obispos occidentales y 66 orientales intervinieron. Presente Atanasio y, en ausencia del papa, dirigida por Osio de Córdoba, los debates desembocaron pronto en contiendas tan violentas que los orientales se apartaron en un sínodo paralelo en Filippopoli. Las dos asambleas siguieron lanzándose a distancia invectivas y acusaciones, cada ratificando y publicando los mismos decretos, y revelando por la primera vez los síntomas del cisma «entre las iglesias Cenefa y latina, los que se separaron por la accidental discordia de la fe y la diversidad de lenguas», en todo caso el sínodo de Sardica reafirmó el Credo Niceno y rehabilitó Atanasio. El contraste se puso tan duro que Constante llegó a amenazar al hermano de intervenir con las armas si el obispo de Alejandría no fuera reintegrado en su sede. Pero Constancio no se arriesgó una guerra civil y fratricida por un principio religioso, y condescendidas a una reconciliación, invitando Atanasio a retomar posesión de su sede e impartiendo órdenes para que todos sus seguidores de la diócesis de Alejandría fueran reintegrados libremente en los mismos papeles y funciones, anulando cada eventual sanción adoptada en sus comparaciones. Atanasio pudo regresar de nuevo a Alejandría en el 346, después de un viaje triunfal que lo llevó también a encontrar a Constancio y algunos de los rivales arrianos.

Ultimo Periodo Y Su Muerte

Muerto Constancio en el 361, el nuevo emperador Juliano, sucesivamente indicado por los cristianos «el Apóstata», con su edicto de tolerancia respecto a todas las fes y confesiones religiosas, emitido en aquel mismo año, les permitió a todos los obispos cristianos de fe arriana de regresar del destierro. Retomado posesión de su sede obispal, Atanasio logró convocar en Alejandría, en el 362, un concilio de oriente que poses fin a todas las disputas dogmáticas, sencillamente reafirmando los decretos del concilio de Nicea y rehuyendo de cualquiera discusión sobre los términos.

Murió en su ciudad el 2 mayo del 373. Inicialmente enterrado a Alejandría, su cadáver compareció en la edad media a Venecia. Sólo en el mayo del 1973 el Patriarca copto de Alejandría, Shenouda III, consiguió del papa a Pablo el traslado del cadáver cerca de la catedral copta de San Marco, a Alejandría, dónde descansa todavía.

Detalles

Fecha:
2 mayo, 2017
Categoría del Evento:

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here