5 SEÑALES PARA SABER SI TIENES VERDADERA DEVOCION A MARIA

3476

San Luis de Montfort, describe cinco características de una verdadera devoción a María, que no debe confundirse con lo que él define como falsas devociones. Aquellas personas que tienen intenciones honestas de mantener una vida de santidad ejemplificarán estos signos claridad.

Es importante notar que la raíz de toda devoción verdadera a la Santísima Madre es la humildad.

Una persona que ora por la humildad necesariamente permanecerá conectada a Nuestra Señora en tiempos de peligro, cuando pide ayuda en las dificultades, en sus triunfos y celebraciones, y en todos los momentos de la vida cotidiana.

Muchos católicos aparentemente devotos afirman amar a la Santísima Madre, porque practican cada devoción a ella, es decir, rezan el Santo Rosario, llevan el escapulario marrón y consagran sus bienes materiales y espirituales a ella.

Pero San Luis dice que debemos protegernos contra meras devociones externas. La verdadera devoción, como veremos, requiere lo que es difícil pero que es para nuestro bien.

La verdadera devoción a María es interior.

Todo lo que evoca un cambio permanente en una persona debe originarse en el corazón. No solo debe ser sincero, sino que también debe ser un acto de la voluntad. Por lo tanto, conscientemente elegimos vivir de acuerdo con los principios de alguien que quiere verdaderamente complacer a Dios honrando a su Madre. Lo hacemos por un gran deseo de amarla.

El amor de Nuestra Madre es tierno

Piensa en la teología de Santa Teresa de Lisieux sobre la fe infantil cuando considera este principio de verdadera devoción mariana. Un devoto no solo le rinde homenaje a través de las oraciones de memoria. En cambio, él / ella siente un profundo afecto por ella como un hijo hacia una madre. Nos dirigimos a María para todo: en nuestras necesidades temporales y espirituales, nuestras preocupaciones y temores, en nuestras frustraciones y dificultades.

La ternura por Nuestra Señora significa que tenemos una gran confianza en su amor por nosotros. Corremos hacia ella con los brazos extendidos y le permitimos que nos nutra y devuelva la salud física o espiritual. Hacemos esto sin dudar ni temer que nuestro amor por ella pueda ofender a Dios.

Honrar a la Santísima Madre conduce a la santidad

Se ha dicho que aquellos que oran a la Santísima Madre con sinceridad de corazón evitan todo pecado. Incluso aquellos que viven en pecado mortal, una vez que se vuelven hacia ella, dejan de pecar por completo. Esta es una señal de que el alma está creciendo en santidad, porque quien ama no quiere ofender a quienes ama.

San Luis creía que un devoto verdadero también se esfuerza por imitar las diez virtudes principales de Nuestra Madre que son: “humildad profunda, fe viva, obediencia ciega, oración continua, mortificación universal, pureza divina, caridad ardiente, paciencia heroica, dulzura angelical y sabiduría divina. «Estas, podemos decir, también son pautas para nuestro crecimiento espiritual.

La oración a María debe ser inquebrantable.

¿Recuerdas la parábola de la semilla que cayó sobre un suelo rocoso y con espinas (ver Mateo 13)? Estos fueron los que fueron inconstantes en su amor por Dios. En cambio, debemos ser como la semilla que cae sobre un suelo rico, para que nuestras raíces se vuelvan fuertes y no vacilen cuando las tormentas y los tiempos de tumulto golpeen nuestras vidas. Una sincera devoción a la Santísima Madre es igualmente fuerte, firme e inquebrantable.

San Luis describe esta constancia como «inmutable». Es decir, seguimos comprometidos con la oración diaria, incluso en tiempos de aridez espiritual, y luchamos por lo que es noble, bueno y verdadero con todos nuestros esfuerzos. Es la filosofía de «evitar el mal, hacer el bien» que se usa todos los días.

La consagración mariana es desinteresada y se enfoca en Dios

Este principio final de la verdadera devoción es lo que San Luis llama «desinteresado». Esto no significa falta de interés o apatía; por el contrario, significa que una persona está separada de uno mismo. Es similar a la santa indiferencia de San Ignacio de Loyola, lo que significa que nos volvemos cada vez menos auto-enfocados y más enfocados en Dios.

En otras palabras, cuando honramos con razón a nuestra Santísima Madre, buscamos sólo a Dios y comenzamos a amarlo por Su propio bien, no por lo que Él nos concede o por vano apego a nuestra propia voluntad.

El amor, en su forma más elevada, no busca nada para sí mismo y solo anhela dar aún más a su Amado.

1 Comentario

  1. Lo más importante para hacer y seguir el camino a la santidad es la oración constante, tener fe y esperar en la providencia y misericordia del Señor, creer en la intersección de la Santísima Virgen María y esperar pacientemente.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here