Oración de la esperanza

1634
Oración de la esperanza

Introducción a la Oración:

Nace Cristo, nace nuestra Esperanza. Vuelve la luz a nosotros, la motivación se enciende, lo que parecía devastado y lúgubre toma nueva vida y color. Es que sólo en Cristo todas las cosas tienen sentido. ¡Ayúdanos Señor a descubrirlo!

Oración de la Esperanza:

Señor mío y Dios mío, ¿dónde poner mi esperanza sino en Tí? ¿En que otra fuerza mayor puedo confiar que en tu infinita misericordia?

¿Qué cosa de mi vida anduvo bien cuando me aparté de Tí? Más quiero ser pobre por Tí, que rico sin Tí. Prefiero mil veces peregrinar contigo en la tierra, que poseer sin Tí el cielo.

Donde Tú, Señor, estás, allí está el cielo; y donde no, sólo hay muerte e infierno. A Tí deseo, y por eso necesito llamarte, ir detrás de Tí con oración llena de fe.

Tengo por cierto que no puedo confiar en alguno que me ayude en mis necesidades, sino en sólo en Tí Dios mío. Tú eres mi esperanza, tú mi confianza; tú mi consolador, y el único fiel en todas las cosas.

Todos los de acá buscan sus intereses; Tú Señor, sólo mi salud y la salvación de mi espíritu, y todas las cosas me conviertes en bien.

Aunque algunas veces me dejes en diversas tentaciones y adversidades, igualmente al final, todo lo ordenas para mi provecho.

En tí espero y en la dificultad recuerdo, con tu Gracia, que sueles en mil maneras probar tus escogidos. Y tanto debes ser loado y amado cuando me pruebas, como si me colmases de consolaciones celestiales.

En Tí pues, Señor y Dios mío, pongo toda mi esperanza y refugio, y en Tí, Señor, pongo toda mi dolor y angustia, porque todo lo que miro fuera de Tí, lo veo vacío y
cambiante.

Porque no me aprovechará tener muchos amigos, ni me podrán ayudar los defensores valientes, ni me darán buenos consejos los consejeros discretos, ni los libros de los científicos me podrán consolar, ni alguna cosa preciosa librar, ni algún lugar secreto me podrá esconder, si Tú mismo no estás presente y me ayudas, me consuelas y me proteges.

Porque todo lo que parece darnos la paz y bienaventuranza, es nada si Tú estás ausente; porque Tú eres el fin de todos los bienes  y la luz de nuestra vida; y por ello esperar en Tí es nuestra mayor consolación sobre todas las cosas.

A Tí Señor, levanto mis ojos; en Tí confío, Dios mío, Padre de misericordia, que haz donado a tu hijo único por amor de estas tus pobres creaturas.

Bendice, Señor, y santifica mi ánima con bendición celestial, para que sea morada santa tuya, y asiento de tu eterna gloria, para que sea yo templo de tu dignidad, y no exista en mi nada que ofenda tus ojos.

Mírame, Señor, con la grandeza de tu bondad, y según tus muchas misericordias, y oye la oración de este pobre siervo tuyo, desterrado tan lejos en la región de la sombra de la muerte.

Defiende y conserva el alma de esta pequeña creatura tuya, entre tantos peligros de esta miserable vida; y por medio de tu gracia, guíala por los caminos de la paz a la patria de la perpetua claridad, de la felicidad sin fin.

Amén.

  • Adaptación libre de extractos del libro «La imitación de Cristo» de Tomás de Kempis.

La esperanza según el antiguo catecismo de preguntas y respuestas de la Iglesia Católica:

893. ¿Qué es Esperanza? – Esperanza es una virtud sobrenatural, infundida por Dios en nuestra alma, y con la cual deseamos y esperamos la vida eterna que Dios ha prometido a los que le sirven y los medios necesarios para alcanzarla.

894. ¿Por qué hemos de esperar de Dios la bienaventuranza y los medios necesarios para alcanzarla? – Hemos de esperar de Dios la bienaventuranza y los medios necesarios para alcanzarla porque Dios misericordiosísimo, por los méritos de nuestro Señor Jesucristo, lo ha prometido a quien le sirve de corazón, y como es fidelísimo y omnipotente, siempre cumple sus promesas.

895. ¿Cuáles son las condiciones necesarias para alcanzar la bienaventuranza? – Las condiciones necesarias para alcanzar la bienaventuranza son: la gracia de Dios, el ejercicio de las buenas obras y la perseverancia en el amor divino hasta la muerte.

896. ¿Cómo se pierde la Esperanza? – Piérdese la Esperanza siempre y cuando se pierda la fe; piérdese asimismo por el pecado de desesperación o .de presunción.

897. ¿Cómo se recobra la Esperanza perdida? – La Esperanza perdida se recobra con el arrepentimiento del pecado cometido y avivando de nuevo la confianza en la bondad de Dios.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here