Comentario del Evangelio, San Lucas 11,5-13 CATOLICO

218


Porque el que pide, recibe; el que busca, encuentra; y al que llama, se le abre.

Según el designio providente de Dios, todo lo que existe está dotado del medio apto para llegar a su fin, según su naturaleza. También los hombres han recibido el medio apto a su condición humana para obtener lo que esperan de Dios. Esta condición exige que el hombre se sirva de la petición para obtener del otro lo que espera, sobre todo si aquel a quien se dirige es superior a él. Por esto se recomienda a los hombres la oración para obtener de Dios lo que esperan recibir de él. Pero la oración difiere según se pide algo a Dios o a otro hombre.

Cuando la oración se dirige a un hombre, en primer lugar tiene que expresar el deseo o la necesidad del que ora. Hace falta igualmente que la petición haga inclinar el corazón del que escucha a la necesidad de quien implora su ayuda. Ahora bien, estos dos elementos no tienen sentido cuando el hombre se dirige a Dios. Orando a Dios, no hace falta inquietarnos para manifestar nuestros deseos y necesidades, ya que Dios los conoce todos. Por esto dice le salmista: “Ante ti, Señor mío, están todos mis anhelos.” (Sal 37,10) Y en el evangelio leemos: “Ya sabe vuestro Padre lo que necesitáis…” (Mt 6,8) Tampoco hacen faltan palabras humanas para inclinar la voluntad divina a aquello que en un principio no quisiera, ya que está dicho en el libro de los Nombres: “Dios no miente como el hombre, ni se retracta como los hijos de Adán.” (Nm 23,19).

Santo Tomás de Aquino, presbítero y doctor de la Iglesia

DEJA UNA RESPUESTA