Comentario del Evangelio, San Marcos 10,2-16. CATOLICO

157

¿Es lícito al hombre divorciarse de su mujer?».
“En vista de la dureza de vuestros corazones”, porque, si estuviera purificado el corazón de deseos y de la ira, es posible que tolerase a la peor mujer del mundo, en tanto que multiplicadas en el corazón estas pasiones causan muchos males en un matrimonio odioso. De este modo, salva a Moisés de aquella acusación, y hace caer sobre ellos toda la culpa. Pero porque semejante acusación era grave, vuelve en seguida a la ley antigua y dice: “Pero, al principio, cuando los creó Dios, formó un solo hombre y una sola mujer”.

Llama adulterio el vivir con una mujer distinta que la propia, no siendo de este hombre la que toma después de dejar a la primera, por lo que comete adulterio con ella, esto es, con la segunda que toma, sucediendo lo mismo de parte de la mujer. “Y si la mujer se aparta de su marido, dice, y se casa con otro, es adúltera”; no puede unirse a otro hombre como a su propio marido, si abandona a éste. La ley prohibía el adulterio público, pero el Salvador prohibía también el que es secreto, y por consiguiente, no conocido de todos, aunque no menos contrario por eso a la naturaleza.

Aunque, según San Mateo, dijo esto a los fariseos, y, según San Marcos, fue a los discípulos a quienes les dijo, no hay contradicción en ello, puesto que fueron palabras dichas a unos y a otros.

Pseudo-Crisóstomo, vict. ant. e cat. in Marcum

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here