Comentario del Evangelio, San Mateo 13,31-35 CATOLICO

961

El Evangelio nos propone dos nuevas parábolas que comparan el Reino de los Cielos a un grano de mostaza y a la levadura.

Estos dos ejemplos que usa el Señor, buscan llamar a tomar la Palabra de Cristo, y llevarla a las almas con la confianza de que por pequeño que sea el testimonio, con la Gracia del Señor, dará frutos de conversiones.

Así es el reino de Dios: una realidad humanamente pequeña y aparentemente irrelevante. Para entrar a ser parte es necesario ser pobres en el corazón; no confiarse en las propias capacidades sino en la potencia del amor de Dios; no actuar para ser importantes a los ojos de mundo, sino preciosos a los ojos de Dios.

También te puede interesar: La Oración al Señor de los milagros de Buga.

No olvidemos que el Reino que Dios quiere construir en sus hijos, requiere de la colaboración libre de cada uno.

Esto exige, particularmente, no ponerle límites a la gracia: el verdadero actor es Dios que hace maravillas en el vaso de barro que somos cada uno de nosotros.

Dispongámonos a cambiar nuestro propio corazón y hacerlo permeable a la gracia de Dios, para así poder alcanzar una vida de Santidad y seguimiento de Cristo y predicarla a todos los prójimos con el testimonio vivo y la palabra.

Que así sea.

1 Comentario

  1. Gracias Padre Daniel, Dios Padre lo bendiga y la Virgen Santísima lo proteja y lo presente siempre a su Hijo Jesús para que lo llene de Salud y mucha Paz y, tenga encendida la luz del entendimiento de su Santa Palabra al servicio de los menos afortunados, Amén.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here