Comentario del Evangelio, San Mateo 11: 28-30 CATOLICO

1165

“Vengan a mí todos los que están fatigados y sobrecargados, y yo les daré descanso”.

El camino que nos marca Cristo cuando dice “aprendan de mí” significa aprender de Él a responder al mal con bien, a disolver el egoísmo en nuestra generosidad y entrega alegre a la santidad de vida.

Cristo nos pide cuidar la llama que Él ha encendido, la llama de la humildad de corazón.

Nos enfrentamos a diario con realidades que entristecen, desgastan, angustian, que nos dan impotencia.

Son momentos donde ver desde la fe estas situaciones transforma nuestra vida ordinaria, en un camino de imitación de Cristo, de aceptación de su Salvación.

También te puede interesar: La poderosa novena completa a María Auxiliadora.

La Palabra providencialmente nos llama a ir a Él, a poner nuestro corazón y vida en Jesús y encontrar alivio y respuesta en el Señor.

Aliviados por Él y escuchando su corazón, podremos responder la realidad que nos rodea. Sólo la verdad os hará libres. Sólo liberados del pecado, por su Gracia y nuestra constancia, seremos sus testigos.

Abrazados a Jesús podremos escuchar y proclamar:

«Felices los pacientes, los que trabajan por la paz, felices los humildes y compasivos. Felices los que tienen hambre y sed de Justicia carguen sobre ustedes mi yugo. No olvides que «el yugo de Jesús es yugo de amor y, por tanto, garantía de descanso»

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here