ORACION PARA LOS MOMENTOS DE DEBILIDAD

1571

A todos nos pasa que sentimos que somos débiles, y pedimos al Señor en estos momentos su gracia. Como dice San Pablo en la Carta II a los Corintios “Y me ha dicho (Jesús): «Bástate mi gracia, porque mi poder se perfecciona en la debilidad».”

Es en esos momentos en los que me conforta saber que Dios vuelca su Gracia y entonces soy fuerte en la debilidad y no debo preocuparme.

Nos ponemos en presencia del Señor…

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén

Señor quédate conmigo, ayúdame para que no me vaya de tu Presencia, que esté siempre abierto a Tu divina gracia.

Sabes que a veces no tengo fuerzas, que estoy solo, que nadie conoce mis pesares, mis angustias, mis preocupaciones más profundas.

Yo te suplico, Jesús, no me abandones, líbrame de este dolor, líbrame de las injusticias, de las traiciones, del desamor, de las persecuciones, de las humillaciones, de las enfermedades físicas y espirituales, de las necesidades, de las preocupaciones diarias y futuras.

Porque soy débil, Señor, ten compasión de mí, yo quiero mantenerme en pie junto a ti cargando mi cruz. Señor, quédate conmigo…

Yo me abandono en tus manos, y digo frente a Ti: hágase, cúmplase, sea alabada y eternamente ensalzada, la justísima y amabilísima voluntad de Dios sobre todas las cosas.

Ahora siento paz, y sé entonces que en esta entrega, me alegro y me glorifico en la debilidad y siento la serenidad de llevar esta cruz. Sé que Tu poder es más grande, más fuerte que todo, y que tu gracia está actuando en mi vida y tu poder reposa en mí.

Te doy gracias Señor por tu amor, por estar siempre conmigo, por escucharme, y por hacerme saber que en la debilidad soy fuerte si estoy unido a Ti y a nada debo temer.

Señor, tu eres mi escudo, mi roca salvadora.

Amén

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here