Comentario del Evangelio, San Mateo 6,24-34 CATOLICO

1059
interpretación de los dos milagros de los panes y los peces

Nadie puede servir a dos señores, porque aborrecerá a uno y amará al otro, o bien, se interesará por el primero y menospreciará al segundo…

El Evangelio nos interpela con dichos muy incisivos: No pueden servir a Dios y al dinero; no anden preocupados por la comida o el vestido porque las personas son más importantes y Dios nos cuida porque somos importantes para Él y sabe lo que necesitamos.

Cuando un corazón está ocupado por poseer es un corazón vacío de Dios. “Por eso Jesús ha advertido varias veces a los ricos, porque en ellos es fuerte el riesgo de colocar la propia seguridad en los bienes de este mundo. En un corazón poseído por las riquezas, no hay más espacio para la fe”.

Por eso, es que tenemos que preguntarnos con sinceridad ese “buscar el Reino de Dios”. Sin duda, ese Reino comienza y se define por el amor.

También te puede interesar: Oración para pedir Fortaleza

Si ese es el Reino que busco, en esa búsqueda ayudaré, compartiré para que a nadie le falte lo necesario para vivir dignamente si yo puedo evitarlo.

En esto Dios se hace más presente en nuestra vida y su Reino crece.

Dios, que no nos deja nunca solos, se hace presente cuando tenemos confianza en Él y es imposible tenerla si estamos pendiente de lo material.

Él nunca dejará de cuidarnos, pero, a veces, nuestro corazón se endurece y se vuelve egoísta y el dinero nos domina. Debemos poner a Dios por sobre todo bien material.

Y no podemos amar a Dios que no vemos, sino amamos a nuestro hermano que si vemos.

Por eso, en la medida que nos demos cuenta que nuestros hermanos necesitados son lo primero, cuidaremos de que a nadie le falte de nada.

De esa manera, los demás verán el cuidado de Dios, a través de nuestras acciones, de nuestro amor.