Comentario del Evangelio, San Juan 16,5-11 CATOLICO

1323

Les conviene que yo me vaya, porque si no me voy, el Paráclito no vendrá a ustedes. Pero si me voy, se lo enviaré.

Al llegar la hora de la despedida del Señor a sus discípulos, Él los anima a esperar con confianza.

La partida de Cristo era necesaria porque con su presencia corporal podía estar solamente en un lugar a la vez, pero con su Espíritu está en todas partes, en todos los lugares, en todos los tiempos, dondequiera estén sus amigos.

La venida del Espíritu es una gran ventaja para los discípulos porque se convertirá en el Guía, no sólo para mostrarnos el camino, sino para ir con su ayuda e influencia continua.

También te puede interesar: Las invocaciones al Espíritu Santo

Así como Cristo vino al mundo para salvar a los hombres y enseñar el camino a Dios, el Espíritu vivo de Cristo en los cristianos es el que convencerá al mundo de la necesidad de la conversión.

Pidamos al Espíritu la humildad y la docilidad para sabernos nada delante de Él y así sentir la necesidad de Su ayuda para dejarnos guiar por su gracia.

Como nos enseña la Iglesia, la misión del Espíritu Santo consiste en generar la unidad y obrar la paz en nuestro interior y hacer que ellas se difundan hacia el exterior.

2 Comentarios

  1. Muchas gracias estás oraciones y el Santo Evangelio me confirman muchísimo que Dios los bendiga y lo sigan haciendo que tanto lo necesitamos

Comments are closed.