Comentario del Evangelio, San Juan 13: 16-20 CATOLICO

1146

El santo Evangelio de hoy comienza con algo fundamental:

“En verdad, en verdad os digo: no es más el siervo que su amo, ni el enviado más que el que le envía”.

Y, es que el gran enemigo de la vida cristiana es el orgullo. Ese que nos hace creer que podemos hacer nuestra misión confiados sólo en nuestras propias fuerzas.

Sólo el discípulo que busca, en la intimidad del diálogo personal con el Señor, la identificación con Él puede manifestar Su Vida.

Por eso, pidamos la gracia de permanecer fiel al amor de Dios y a su palabra para no dejarnos llevar por el criterio propio que no refleja la luz de Cristo, sino que es germen de rebeldía.

También te puede interesar: Aprende a rezar el Santo Rosario de manera rápida y sencilla.

El Señor nos invita a hacer un compromiso de amor con Él, nos invita entrañablemente a ser fieles a su amor.

Es el Señor quien da por seguro el éxito de nuestra misión: “quien acoja al que yo envíe me acoge a mí, y quien me acoja a mí, acoge a Dios».

Pidamos que cada momento de nuestra existencia sea vivido de cara a Dios para portar a Dios y dar testimonio de Vida.

1 Comentario

Comments are closed.