Comentario del Evangelio, San Juan 6: 60-69 CATOLICO

1316

La liturgia de la Palabra de este día nos sigue invitando a contemplar la presencia real de Cristo Eucaristía:

“El que come mi carne y bebe mi sangre, permanece en mí, y yo en él. Lo mismo que el Padre, que vive, me ha enviado y yo vivo por el Padre, también el que me coma vivirá por mí”.

El amor siempre lleva a darse amando y el amor de Jesús llega hasta el extremo:

Él se hace pan, alimento, en la Eucaristía. Es por ello que nunca nos cansaremos de ser agradecidos y amantes de la Eucaristía:

Dios se abaja más aún que en la Cruz para hacerse uno con nosotros.

También te puede interesar: La oración de cada sábado a María

Cada Eucaristía es Cristo vivo, verdadero Dios y verdadero Hombre, que se hace presente entre nosotros para darnos la fuerza de su Vida para que vivamos la nuestra siguiendo sus huellas, convirtiéndonos en auténticos testigos suyos.

Se trata de “caminar con Él y detrás de Él, tratando de poner en práctica su mandamiento, el que dio a los discípulos precisamente en la última Cena:

Como yo los he amado, ámense también unos a otros. El pueblo que adora a Dios en la Eucaristía es el pueblo que camina en la caridad.

Adorar a Dios en la Eucaristía, caminar con Dios en la caridad fraterna”.

Bendiciones.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here