Comentario del Evangelio, San Juan 6: 16-21 CATOLICO

1310


El Evangelio de hoy es la continuación del día de ayer, donde se reflexionó sobre la multiplicación de los panes, que conllevó a que el pueblo pensara que Jesús era el Mesías esperado y quisieran hacerlo Rey pero el Señor se fue al monte a orar.

Al atardecer, bajaron sus discípulos a la orilla del mar, y subiendo a una barca, se dirigían al otro lado del mar, a Cafarnaúm. Había oscurecido ya, mejor dicho era de noche, y Jesús todavía no había venido donde estaban ellos; soplaba un fuerte viento y el mar comenzó a encresparse.

En la terminología bíblica, el mar simboliza el abismo, el caos, el mal; luego, los discípulos están en una situación tormentosa pero la situación va a cambiar, pues ven a Jesús que caminaba sobre el mar y se acercaba a la barca; sin embargo, tuvieron miedo, pues, no le reconocieron y por eso, Él les dijo: “Soy yo. No temáis”.

También te puede interesar: Tres Milagros de la Virgen de Guadalupe

Revela así su Divinidad, pues domina y vence al mar e impide que la barca de sus discípulos sea devastada por las olas. Vencer al mar significa imponerse al mal y sus seducciones e impedir que devore a la humanidad con sus olas. Finaliza este pasaje exponiendo que los discípulos quisieron recoger en la barca a Jesús pero en seguida la barca tocó tierra en el lugar a donde se dirigían.

En otras palabras, es Jesús quien lleva a los discípulos al puerto deseado y eso mismo quiere hacer con cada uno de nosotros. Por eso, se debe tener en cuenta que Jesús siempre se acerca a nosotros y nos dice: ¡Yo soy, no tengas miedo!, pues quiere manifestar su poder sobre el mal, protegernos, salvarnos y darnos la Vida Eterna pero puede suceder que yo no lo reconozca y no lo acoja, cuando lo que se tendría que hacer es reconocer el poder, la grandeza y la misericordia de Dios, acogerlo, creer en Él y decirle siempre en oración y de corazón: ¡Jesús, en ti confío!

2 Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here