Comentario del Evangelio, San Juan 8: 51-59 CATOLICO

1557

En el Santo Evangelio de hoy vemos cómo Jesús nuevamente se enfrenta a los judíos.

Quiere hacerles ver que no basta decirse hijos de Abraham y sino que hay que vivir con la fe de los hijos de Abraham.

La actitud de sólo saberse hijos de Abraham esconde comodidad, forma exterior, superficialidad, vivir una serie de ritos y costumbres.

En cambio, tener la fe de los hijos de Abraham es un camino interior operativo de ser y saberse verdaderamente hijos de Dios.

No olvidemos que no son las formas exteriores las que configuran nuestra persona, si fuera así seríamos huecos, vacíos.

El camino de la continua conversión en la fe reclama de nosotros el deseo de transformación de nuestras más íntimas convicciones.

También te puede interesar: Oración a Nuestra Señora de los Milagros

Cuando Cristo les dice: “Antes de que Abraham existiese, Yo soy”, ellos entendieron perfectamente que Cristo estaba yendo derecho a la raíz de su religión; les estaba diciendo que Él era Dios, el mismo Dios de Abraham, de Isaac y de Jacob. Y es por eso buscan agredirlo con piedras.

Cristo llega al fondo de todas las cosas y al fondo de todas las personas. Les pide la conversión.

A nosotros también Dios nos pide la conversión y, de modo particular, en este tiempo cuaresmal. Dios nos pide que vayamos con Él hasta las raíces de nosotros mismos para llegar a cristianizarlas.

Con confianza escuchemos que nos dice “El que es fiel a mis palabras no morirá para siempre” y así no habrá nada que nos pueda encadenar, porque Él es la Resurrección y la Vida.

Bendiciones.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here