Comentario del Evangelio, San Juan 5: 31-47 CATOLICO

1534

En el Santo Evangelio de este jueves de Cuaresma Jesús nos dice: “La gloria no la recibo de los hombres. Pero yo los conozco: ustedes no tienen el amor de Dios. Yo he venido en nombre de mi Padre, y no me recibís”.

El sabía que el testimonio que daba de sí mismo era verdadero, pero a causa de aquella gente ignorante e incrédula, el que era el Sol buscaba antorchas auxiliares. Porque como aquéllos no veían bien, no podían resistir la fuerza de los rayos del sol.

Por lo tanto, se destinó a San Juan para que diese testimonio de la verdad. Los mártires ¿no son testigos de Jesucristo para que den testimonio de la verdad?

Pero si consideramos esto bien, cuando los mártires dan testimonio de El, El mismo es quien da testimonio de sí mismo, porque El habita en los mártires para que den testimonio de la verdad.

Pero oigamos también lo que dice San Juan: “Han oído que viene el Anticristo, y ahora hay muchos que se han hecho anticristos” ( 1Jn 2,18).

También te puede interesar: Oración a Santa Elena

¿Qué hay de temer en el Anticristo, sino que su nombre habrá de ser honrado y el nombre de Dios despreciado?

¿Qué otra cosa hace el que dice: “soy yo el que justifica” y “si no fuésemos buenos, habrías perecido?” ¿Ha de depender de éste mi vida, y mi salvación estar ligada a la suya de este modo?

¿No habría olvidado quién es mi fundamento? ¿Acaso no es Jesucristo la piedra?

 “El acusador es Moisés, en quién han puesto sus esperanza.” Todo lo que escribió Moisés, lo escribió refiriéndose a Jesucristo. Esto es, todo pertenece a Jesucristo: ya sea que lo anuncie por medio de figuras en las cosas, en las acciones, o en las palabras, o ya sea que recomiende su gracia y su gloria.

Pidamos la humildad de corazón para que venza nuestra incredulidad y que ella nos impulse a una vida donde nuestras obras sean el testimonio del Evangelio.

Que así sea.

3 Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here