Comentario del Evangelio, San Lucas 16: 19-31 CATOLICO

Dios mira el corazón

755

El pobre murió y fue llevado por los ángeles al seno de Abraham. El rico también murió y fue sepultado.

¿Acaso aquel pobre fue transportado por los ángeles recompensando su pobreza y por el contrario, el rico fue enviado al tormento por el pecado de sus riquezas?

En el pobre se manifiesta glorificada la humildad, y en el rico condenada la soberbia.

Brevemente pruebo que no fue atormentada en el rico la riqueza, sino la soberbia.

Sin duda que el pobre fue llevado al seno de Abraham; pero del mismo Abraham dice la Escritura que poseyó en este mundo abundante oro y plata y que fue rico en la tierra.

Si el rico es llevado a los tormentos ¿cómo Abraham ya estaba en el cielo para recibir al pobre en su seno?

Porque Abraham en medio de las riquezas era pobre, humilde, cumplidor de todos los mandamientos y obediente. Hasta tal punto tuvo en nada las riquezas que se le ordenó por Dios inmolar a su hijo para quien las conservaba (Gn 22,4).

Aprendan a ser ricos y pobres tanto los que tienen algo en este mundo, como los que no tienen nada. Pues también encontrarán al mendigo que se enorgullece y al acaudalado que se humilla.

Dios resiste a los soberbios, ya estén vestidos de seda o de andrajos; pero da su gracia a los humildes ya tengan algunos haberes mundanos, ya carezcan de ellos.

Dios mira al interior; allí pesa, allí examina.

San Agustín de Hipona – Homilía: Dios mira el corazón

Pidamos al Señor la gracia de la humildad, y que siempre tengamos puesta nuestra confianza en El, para que el fruto de nuestras acciones sean agradables para entrar al Reino de los Cielos.

¡Bendito el hombre que confía en el Señor y en él tiene puesta su confianza!

Que así sea.

3 Comentarios

  1. Amén
    El Señor los Bendiga Grandemente hnos.
    Gracias por compartir el mensaje del Señor
    Felicitaciones por su Servicio Excelente.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here