Los consejos de San Policarpo

494

San Policarpo fue uno de los discípulos del apóstol San Juan Evangelista. Los fieles le profesaban una gran admiración. Y entre sus discípulos tuvo a San Ireneo y a varios santos más.

Aquí puedes conocer sus consejos para glorificar a Dios con nuestras obras:

1- Que todos lleven una vida digna de la fe que profesan.

2- La persona que tiene amor está lejos de todo pecado.

3- El principio de todos los males es el amor al dinero. Sabiendo, por tanto, que nada hemos traído al mundo y que no nos podremos llevar nada, revistámonos con las armas de la justicia, y aprendamos primero nosotros mismos a caminar en los mandamientos del Señor.

4- Cuídate de la codicia y permanece puro y justo. Restrínjase de cada vicio. El que no puede contenerse a sí mismo, ¿cómo podrá enseñar a otros la moderación?

5- Que los jóvenes sean irreprochables en todo, velando ante todo por la pureza, refrenando todo mal que esté en ellos. Porque es bueno cortar los deseos de este mundo, pues todos los deseos combaten contra el espíritu, y ni los fornicadores, ni los afeminados, ni los sodomitas tendrán parte en el reino de Dios, ni aquellos que hacen el mal.

6- Que Dios, el Padre de nuestro Señor Jesucristo, y él mismo, el pontífice eterno, el Hijo de Dios, Jesucristo, los edifiquen en la fe y en la verdad, en toda mansedumbre, sin cólera, en paciencia y en magnanimidad, en tolerancia y en castidad

7- Oren por todos los santos. Oren también por los reyes, por las autoridades y los príncipes, por los que los persiguen y los odian, y por los enemigos de la cruz; de modo que su fruto sea manifiesto para todos, y ustedes sean perfectos en él.

8- Enseñen a sus mujeres a caminar en la fe que les ha sido dada, en la caridad, en la pureza, a amar a sus maridos con toda fidelidad, a amar a todos los otros igualmente con toda castidad y a educar a sus hijos en el conocimiento del temor de Dios.

9- Que las viudas sean sabias en la fe del Señor, que intercedan sin cesar por todos, que estén lejos de toda calumnia, murmuración, falso testimonio, amor al dinero y de todo mal; sabiendo que son el altar de Dios, que Él examinará todo y que nada se le oculta de nuestros pensamientos, de nuestros sentimientos, de los secretos de nuestro corazón

10- Permanezcan, por tanto, en estos (sentimientos) e imiten el ejemplo del Señor, firmes e inconmovibles en la fe, amando a los hermanos, amándose unos a otros, unidos en la verdad, teniéndose paciencia unos a otros con la mansedumbre del Señor, no despreciando a nadie.

11- Sigue mirando hacia adelante en oración, y perseverando en ayuno; Suplicando a Dios que todo lo ve para que nos aleje de la tentación.

REZA LA ORACION DE SAN POLICARPO

 

1 Comentario

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here