Comentario del Evangelio, San Marcos 1,12-15 CATOLICO

822

En seguida el Espíritu lo llevó al desierto, donde estuvo cuarenta días y fue tentado por Satanás

En el Santo Evangelio de hoy nos vemos simbolizados en la persona de Cristo cuando quiso ser tentado por Satanás.

En Cristo, eres tú quien eras tentado, porque Cristo tomó de ti su carne para darte la salvación, de ti tomaba su muerte para darte su vida, de ti padeció los ultrajes para darte su honor. Es entonces que de ti que tomaba las tentaciones, para darte su victoria. Si somos tentados en El, en El también vencemos al diablo.

¿Te fijas en que Cristo fue tentado, y no te fijas en que salió victorioso?

Reconócete a ti mismo tentado en El, y reconócete también vencedor en El.

Él hubiera podido evitar que el diablo se le acercara pero si no hubiera sido tentado, ¿cómo te habría enseñado la manera de vencer en la tentación?

Es por eso que no es sorprendente si, acosado por la tentación, grita de los confines de la tierra según el salmo…

Oh Dios, escucha mi clamor, atiende a mi plegaria. Desde el confín de la tierra yo te grito, mientras el corazón me desfallece» (Sal 60:2-3).

Aquel que invoca desde los confines de la tierra está angustiado, pero no se encuentra abandonado. 

Pero ¿por qué no fue vencido? El salmo continua:

« Me has establecido sobre la piedra»…recordemos el Evangelio: «Sobre esta piedra edificaré mi Iglesia» (Mt 16,18).

Es entonces la Iglesia la que El deseó edificar sobre la piedra, que clama desde los confines de la tierra. Pero, ¿quién se ha convertido en roca para que la Iglesia sea edificada sobre la piedra?

Encuentra aquí la oración de liberación del Padre Gabriel Amorth

Escuchemos a San Pablo decírnoslo: «La roca era Cristo» (1Cor 10:4). He aquí porque esa roca sobre la cual hemos sido construidos fue la primera en ser azotada por los vientos, los torrentes y las lluvias cuando Cristo fue tentado por el diablo (Mt 7:25). He aquí el fundamento inquebrantable sobre el cual él quiso establecerte.

Pidamos al Señor que nos de la fuerza para vencer la tentación y la esperanza de saber siempre que junto a El ya hemos vencido, pero sin El no podemos nada.

2 Comentarios

  1. Es así a menudo el diablo nos renta con cosas de este mundo y nos olvidamos de Dios,ojalá algún día nos demos cuentas y busquemos a Dios, él nunca nos abandona

  2. Amén.
    Gracias por compartir sus comentarios
    Sus enseñanzas Felicidades y muchas Bendiciones Dios los Bendiga Grandemente
    Hnos Un Fuerte Abrazo en Cristo
    Desde Panamá city Fl Eu.

Comments are closed.