Comentario del Evangelio, San Marcos 6,53-56 CATOLICO

616

«En todas partes donde entraba, … ponían a los enfermos en las plazas y le rogaban que los dejara tocar tan sólo los flecos de su manto, y los que lo tocaban quedaban curados.»

Aún hoy el Señor se deja tocar por nosotros, y no sólo tocar sino también se deja comer, y permanece en nosotros.

Decía Santa Teresa de Ávila: «Cuando Jesús estuvo en este mundo, el simple contacto con sus vestiduras curaba a los enfermos.

¿Por qué dudar, si tenemos fe, que todavía haga milagros en nuestro favor cuando está tan íntimamente unido a nosotros en la comunión eucarística? ¿Por qué no nos dará lo que le pedimos puesto que está en su propia casa?

Su Majestad Celeste no suele pagar mal la hospitalidad que le damos en nuestra alma, si le es grata la acogida. ¿Sentís la tristeza de no contemplar a nuestro Señor con los ojos del cuerpo? Será porque no es lo que le conviene actualmente…

Pero tan pronto como nuestro Señor ve que un alma va a sacar provecho de su presencia, se le descubre.

No lo verá, cierto, con los ojos del cuerpo, sino que se le manifestará con grandes sentimientos interiores o por muchos otros medios.

Quédense entonces con él de buena gana. No pierdan una ocasión tan favorable para tratar sus intereses en la hora que sigue la comunión.»

La Iglesia aconseja repetir cada día con fe esta sencilla profesión de fe:

«Creo que en el sacramento de la Eucaristía está verdaderamente presente Jesucristo porque lo ha dicho El mismo y me lo enseña la santa Iglesia.»

Luego, como la hemorroísa que desesperada hacía todo lo necesario para tocar siquiera su manto, así debemos buscar a la santísima Eucaristía, y si tuviéramos algún impedimento, buscar aún su cercanía, en la comunión espiritual que aunque no tiene la plenitud del Sacramento, también reconforta el alma.

Pidamos al Señor la Gracia de esta gran fe ante sobre su presencia real entre nosotros, y vayamos confiados a su encuentro en el Santísimo Sacramento del altar.

Que así sea.

3 Comentarios

  1. Gracias por Compartir el Evangelio
    Un Fuerte Abrazo en Cristo para Todos
    Saludos cordiales desde Panamá city Fl Eu.
    Fernando.Dios los Bendiga Grandemente.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here