Comentario del Evangelio, San Marcos 1,21b-28 CATOLICO

696

Buen día.

Hoy el Evangelio nos muestra a Jesús en la sinagoga expulsando a un espíritu inmundo que poseía a un pobre hombre.

Es el Todopoderoso que libera a los atormentados, a los que están sometidos por el mal.

El Señor lleva su luz a todos aquellos que son oprimidos por alguna fuerza del mal y del pecado.

La llegada de Jesús que irrumpe en la vida de los que van a El, nos habla del camino por el que estas fuerzas opresoras serán vencidas: el Reino de Dios es la liberación, es la Nueva Vida.

También te puede interesar: Oración a Santa Rosa de Lima

Así Jesús inicia su predicación. Él nos reclama la conversión del corazón porque intervenir en la historia del hombre poniendo el fundamento de esa historia el Reino.

Nos dice el Papa:

«Al llegar a Cafarnaún, Jesús no posterga el anuncio del Evangelio, no piensa primero en la disposición logística, ciertamente necesaria, de su pequeña comunidad, no se detiene en la organización.

Su preocupación principal es la de comunicar la Palabra de Dios con la fuerza del Espíritu Santo. Y la gente en la sinagoga permanece asombrada, porque Jesús «les enseñaba como quien tiene autoridad y no como los escribas» (SS. Francisco, 1-II-2015).

La Persona del Señor posee la Fuerza de la autoridad de Dios y una de las características de la Fuerza es que realiza lo que dice, porque es la Voluntad de Dios.

En nosotros no ocurre le mismo, a nuestras palabras las mueven muchas veces intereses mezquinos y también ocurre que no son regidas por la verdad.

Para reconocer la Palabra de Dios en nuestras vidas hay que estar dispuestos y preparados a que ellas puedan transformarnos.

Pidamos al Señor que el Evangelio nos transforme en otros cristos, que la Vida sea la guía de nuestro día y con eso la fuerza del mal no tendrá plaza en nuestra existencia.

El mismo Jesús hablaba de que no se puede servir a dos señores: el nuestro es Cristo. Vivamos atentos y alertas para descubrir el Bien que Dios hace en nuestro ser para ponerlo al servicio de Dios, y por El al de nuestros hermanos

Bendiciones.

3 Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here