Comentario del Evangelio, San Juan 1,1-18 CATOLICO

Entremos en la Palabra del Señor. "Porque la letra mata, pero el Espíritu da vida".

193

«Al principio existía la Palabra, y la Palabra estaba junto a Dios, y la Palabra era Dios.
Al principio estaba junto a Dios.
Todas las cosas fueron hechas por medio de la Palabra y sin ella no se hizo nada de todo lo que existe.
En ella estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres.
La luz brilla en las tinieblas, y las tinieblas no la percibieron.

Pero a todos los que la recibieron, a los que creen en su Nombre, les dio el poder de llegar a ser hijos de Dios. 

Ellos no nacieron de la sangre, ni por obra de la carne, ni de la voluntad del hombre, sino que fueron engendrados por Dios. 
Y la Palabra se hizo carne y habitó entre nosotros.

Nadie ha visto jamás a Dios; el que lo ha revelado es el Hijo único, que está en el seno del Padre.»

Dios hizo el cielo y la tierra en el Hijo, por quien se hicieron todas las cosas y sin el cual nada se hizo.

Gloria a Dios en el Cielo, y en la tierra paz a los hombres. Cristo es el Señor.

Glorificamos a Dios, le damos Gracia y en Él ponemos toda nuestra esperanza.

Señor gracias por venir a socorrernos. Necesitamos de tí, tu eres el cordero que nos redime. Por tí llega a nosotros el Espíritu Santo, en tí se abre para nosotros la puerta a la vida verdadera.

Gloria a ti por toda la eternidad. Oh Glorioso niño Jesús, nuestra alegría es eterna, y en tu amor Señor Jesucristo, nos glorificamos y tomamos fuerzas para ser tus santos, para vivir eternamente junto a Tí.

¡Danos Señor la Gracia de la visión beatifica, que viene de un corazón puro y humilde. Señor haznos humildes y mansos de corazón como Tú!

Que así sea.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here