Comentario del Evangelio, San Lucas 1,26-38 CATOLICO

Evangelio según San Lucas 1,26-38.

573

Cuando falta poco para la Navidad, conviene que el Ángel del Señor nos encuentre preparados, como encontró a nuestra Santa Madre María.

El Fiat de María, de la llena de Gracia, de la inmaculada sin pecado concebida, de la Reina de los apóstoles, porque apóstol de su Divino hijo fue desde el momento mismo de la anunciación, su Fiat, su sí, abrió las puertas a Dios encarnado que ha venido a salvarnos.

María se dejó guiar por la fe. Ésta la llevó a creer a pesar de que parecía imposible lo anunciado. El Misterio se encarnó en ella y por ella llegó a nosotros.

El fiat de María es generoso. No sólo porque lo sostuvo durante toda su vida, sino también por la intensidad de cada momento, por la disponibilidad para hacer lo que Dios le pedía a cada instante.

También te puede interesar: Oración a San Expedito

Nuestra Madre quedará en cinta. No sabe bien cómo, pero lo cierto es que, por su fe humilde y a la vez fuerte, su corazón está inundado por una luz especial. Ella se mete en el misterio sin pedir pruebas, vive unida al misterio de Dios. Él sabrá encontrar las soluciones a todos los problemas, pero hacía falta fe, hacía falta abandono total a su voluntad y la donación de sí misma que hizo nuestra Santa Madre.

Hoy el Señor nos pide a cada uno de nosotros, esa fe, ese abandono a su voluntad, esa donación absoluta de vida: «Sean Santos como yo he sido Santo.»

Pidamos a nuestra madre su continua intercesión por nuestra santidad personal y la de nuestros seres queridos.

Que así sea. Oremos por esta intención a nuestra Madre del Cielo:

«Santa María, Madre de Dios, tú has dado al mundo la verdadera luz, Jesús, tu Hijo, el Hijo de Dios.

Te has entregado por completo a la llamada de Dios y te has convertido así en fuente
de la bondad que mana de Él.

Muéstranos a Jesús. Guíanos hacia Él. Enséñanos a conocerlo y amarlo,
para que también nosotros seamos capaces de un verdadero amor y ser fuentes de agua viva en medio de un mundo sediento.

Amén.»

Lee también: Oración a María Reina de los ángeles

2 Comentarios

  1. Mi Señor, gracias por esta hermosa bendición al recibir este mensaje con esta fabulosa invitación a imitar a la Madre María, a ser dócil y fiel a lo que tu desea de mí y me puedes conceder, no simplemente darte el Sí, si no también a fortalecer mi Fe en ti, y con la esperanza firme de darte mi mejor servicio, así puedo contribuir a fortalecer el Reino de Dios, gracias mi Señor por ser digna de ti.

  2. VIRGEN MARÍA, MADRE DE DIOS, DISTE UN SI! NACIDO DE TU FE, DE LA ESPERANZA. UN SI A DIOS, ES UN SI A TODO..
    FE, ESPERANZA EN DIOS.
    EN MI CORAZÓN EN MI TODO ESTÁ LA FE INFINITA, EN MI ESPERANZA LA NECESIDAD DE MERECER TANTO QUE RECIBO DE NUESTRO PADRE. REPITO, SIN CANSARME, SI!
    DIOS ESTÁ CON NOSOTROS.
    SEA SIRMPRE MI FE Y MI ESPERANZA LO QUE MANTENGA ALEGRÍA EN MI VIDA.

Comments are closed.