ORACION DE PROTECCION DE LA NOCHE A SAN BENITO

5072

Oh Señor, me pongo en tus manos y y me ofrezco a ti al finalizar mi día.

Dios, Padre Nuestro, que llenaste de gracias a San Benito te pedimos que permitas su intercesión para que podamos ser defendidos de los ataques del diablo.

Que en estas horas donde termina el día yo recuerde todas mis faltas para que humildemente yo pueda pedirte perdón y mi alma descanse en paz.

San Benito sé mi protector en esta noche, no permitas que me aparte de mi Señor,  que el miedo y las angustias no tengan lugar en estas horas, que los malos pensamientos sean vencidos por la oración.

Que podamos encontrar fortaleza y consuelo en la hora de nuestra muerte y que podamos regocijarnos en su amor y protección, hoy y todos los días de nuestra vida.

Por Jesucristo nuestro Señor.

Amén.

Apártate, satanás; nunca me aconsejes tus vanidades, la bebida que ofreces es el mal: bebe tú mismo tus venenos

San Benito

Benito de Nursia fue un monje italiano fundador de la orden de los benedictinos

Benito, hermano de Santa Escolástica, nació alrededor del año 480 en Nursia, ciudad de la región italiana de la Umbria.

Su padre Eutropio, hijo de Justiniano Probo, fue Cónsul y Capitán General de los romanos en la región de Norcia, mientras que su madre se llamaba Abundancia Claudia de Reguardati de Norcia. Cuando ella murió, según la tradición, los dos hermanos le fueron confiados a la nodriza Cirilla.

A 12 años fue mandado con su hermana en Roma a cumplir sus estudios.

A la edad de 17 años, junto con su nodriza Cirilla, se apartó en el valle del Aniene, dónde se dice que habría cumplido el primer milagro. Luego la nodriza lo dejó y se encaminó hacia el valle de Subiaco, cerca de los antiguos restos de una villa neroniana.

En Subiaco se encontró con Romano, un monje de un cercano monasterio, vestido con los vestidos monásticos, que le indicó el camino a una gruta inaccesible del Monte Taleo, actualmente donde se encuentra dentro el Monasterio del Sagrado Speco, dónde Benito vivió de ermitaño por unos tres años, hasta la Pascua del año 500.

Concluida la experiencia como ermita, aceptó hacer de guía a otros monjes en un retiro, pero después de que algunos monjes intentaron matarlo con una copa de vino envenenado, se volvió a Subiaco….Lee más

COMPARTIR

DEJA UNA RESPUESTA