Oración pidiendo remedio a Cristo.

La más potente oración de Sanación del cuerpo y el alma.

5148
Oración pidiendo remedio a Cristo

Recemos la Oración que el venerable Tomás de Kempis nos dejara en su libro que ha sido uno de los más leídos de la historia:

«»Hermosísimo y queridísimo Señor a quien ahora deseo recibir con emoción.

Tú conoces mi enfermedad y las necesidades que tengo en cuántos males y vicios estoy caído, con qué frecuencia me encuentro agobiado, tentado, perturbado y manchado.

A Ti vengo por remedio, a Ti acudo por consuelo y alivio. Me dirijo a quien todo lo sabe para quien está a la vista toda mi intimidad y que es el único que me puede consolar y ayudar perfectamente.

Tú sabes cuáles son los bienes que más necesito y lo grande que es mi pobreza de virtudes.

Aquí estoy, pobre y desnudo, ante Ti pidiendo tu gracia e implorando tu misericordia.

Alimenta a tu hambriento mendigo, enciende mi frigidez con el fuego de tu amor ilumina mi ceguera con la claridad de tu presencia.

Convierte todos los placeres deshonestos en amargura, todo lo pesado o contrario en paciencia, todas las cosas limitadas en desprecio y olvido.

Levanta mi corazón hasta el cielo y no lo dejes vagar de aquí para allá. Desde ahora, solo Tú sé mi dulzura para siempre porque Tú solo eres mi alimento y bebida, mi amor y mi alegría.

Ojalá, por tu presencia, me enciendas totalmente, me inflames y me transformes en Ti para ser de un solo espíritu contigo por la gracia de la unión interior y por la abundancia de tu amor ardiente.

No dejes que me aparte de Ti ayunando y sediento, sino pórtate conmigo misericordiosamente como siempre actúas admirablemente con tus santos.

¿Qué tiene de extraño si por Ti me enciendo íntegro sin acordarme de mí mismo, puesto que Tú eres fuego siempre ardiente y jamás apagado amor que purifica los corazones e iluminas la inteligencia?.»cr

La imitación de Cristo. Tomás de Kempis. «Capítulo XVI
DEBEMOS MANIFESTARLE NUESTRAS NECESIDADES Y PEDIRLE SU GRACIA A CRISTO.»