Comentario del Evangelio, San Lucas 10,25-37 Católico

Entremos en la Palabra del Señor. "Porque la letra mata, pero el Espíritu da vida".

921

«¿Cuál de los tres te parece que se portó como prójimo del hombre asaltado por los ladrones?”.

“El que tuvo compasión de él”, le respondió el doctor. Y Jesús le dijo: “Ve, y procede tú de la misma manera”.»

¿Son la sagrada escritura, las enseñanzas de Jesús en parábolas, y su ejemplo supremo en su pasión, muerte y resurrección, algo para adorar de lejos y nada más?

El Señor Jesús nos responde con la Parábola de hoy. Sus enseñanzas son prácticas. Además de adorarlas, como emanadas de Dios, debemos aplicarlas. No vale de nada la sola fe sin obras.

Así ordena al doctor de la ley que preguntaba sobre quién era su prójimo: «Ve y procede tú de la misma manera». No sólo le dijo quién era su prójimo, sino que le dijo que se hiciera prójimo de quienes el Señor pusiera en su camino.

Así es nuestra fe. Un manual de instrucciones que nos dice cómo actuar en cada momento.

Adoramos a Cristo y su Palabra. Pedimos con fe y en la oración ponemos nuestra esperanza. Pero esto no sirve de nada sino nos dejamos guiar por la Voluntad de Dios expresada en la Revelación Divina.

Cristo nos dice que también nosotros debemos escuchar la Palabra de Dios y salir con la instrucción del Señor, de ir y proceder como Él nos manda.

Ir a misa ¡sí! … Cumplir los mandamientos de la pureza ¡sí!… Vivir en Gracia del Señor… ¡sí!…. Esto es una parte, de algo que nos pide el Señor para cumplir en verdad su voluntad en la letra y en el Espíritu:

“Amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma, con todas tus fuerzas y con todo tu espíritu, y a tu prójimo como a ti mismo”.

Que sea este nuestro mapa en la ruta de la vida. Que el Señor nos de la Gracia de tenerlo siempre presente.

Bendiciones