Comentario del Evangelio, San Mateo 18,21-35

Entremos en la Palabra del Señor. "Porque la letra mata, pero el Espíritu da vida".

346

«… e indignado, el rey lo entregó en manos de los verdugos hasta que pagara todo lo que debía.

Lo mismo hará también mi Padre celestial con ustedes, si no perdonan de corazón a sus hermanos».

La advertencia del Señor es severa. De que sepamos perdonar depende nuestra salvación.

Cristo en la Cruz dio el ejemplo con sus siete palabras de misericordia hacia sus verdugos:

«Padre, perdónalosporque no saben lo que hacen

Eso es perdonar setenta veces siete. Ese es el sentido de lo que Cristo enseñó a Pedro y a través de él a todos nosotros.

Perdonar hasta la muerte injusta y extremadamente cruel en la Cruz. Perdonar la envidia de los que lo condenaron. El resentimiento de los que lo insultaban y escupían. La maldad de los que gozaban al torturarlo.

Es fácil decir el Señor perdonó. Pero entender cuánto perdonó, es una dolorosa contemplación. Una oración necesaria para entender porqué nosotros, si nos decimos cristianos debemos perdonar, y cuánto debemos hacerlo.

Cuántas veces hemos escuchado, «yo olvido pero no perdono». Decir eso es como decir yo quisiera ser seguidor de Cristo pero prefiero no serlo, prefiero quedarme en el rencor, en la oscuridad del odio y el deseo de venganza.

Como ha resaltado el Papa Benedicto XVI: “Perdonar no es ignorar, sino transformar”.

Es difícil humanamente, que en situaciones de verdadera injusticia y abusos, podamos perdonar. Si vemos las cosas desde la perspectiva de los hombres no podremos.

Sólo mirando como Dios mira, siendo humildes y reconociendo cuánto Dios nos perdona cada día, nos abriremos a la Gracia de poder perdonar como el Señor nos enseñó y nos pide que hagamos.

Pidamos la Gracia de la humildad y el amor a Dios, para que sea tan grande que nos lleve a perdonar todo, con la vista fija en la vida eterna.

Padre “perdona nuestras ofensas como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden”, tal como decimos cada día en el Padrenuestro.

Bendiciones.

Encuentra aquí la Oración del Perdón