ORACION DEL PADRE NUESTRO EUCARISTICO

3240

Hoy 2 de Agosto celebramos el día de San Pedro Julián Eymard con una oración para rezar frente al Santísimo Sacramento, en adoración eucarística:

Padre Nuestro que estás en el cielo. Hágase tu voluntad.

Nuestro Padre que estás en el Cielo, en el Cielo de la Eucaristía.

A ti que estás sentado en el trono de la gracia y el amor, sea la bendición, y el honor y el poder y la gloria por los siglos de los siglos.

Santificado sea tu Nombre, primero en nosotros, a través del Espíritu de tu humildad, obediencia y caridad.

Que pueda Yo en toda humildad y deseo hacerte conocido, amado y adorado por todos los hombres en la Sagrada Eucaristía.

Venga a nosotros tu Reino, tu Reino Eucarístico.

Reina sólo Tú sobre nosotros para tu más grande gloria a través del poder de tu amor, el triunfo de tus virtudes, y la gracia de una vocación eucarística en mi estado de vida.

Concédenos la gracia y la misión de tu amor santo para que podamos efectivamente extender tu Reino Eucarístico por todas partes y llevar a cabo el deseo que tu expresaste:

He venido a echar fuego sobre la tierra; ¿ y que mas me gustaría, sino que estuviera encendida?

Oh, que nosotros pudiéramos ser incendiarios de tu fuego celestial!

Hágase tu voluntad así en la tierra como en el Cielo.

Concédenos el gozo de encontrar toda nuestra alegría queriéndote a ti solamente, queriéndote solamente, deseándote solamente y pensando solamente en Ti.

Concede que negándonos a nosotros mismos siempre y en todas las cosas, podamos encontrar luz y vida, obedeciendo tu buena, aceptable y perfecta voluntad.

Haré lo que quieras, lo haré porque Tú lo quieres, lo haré como Tú lo quieres, lo haré siempre y cuando Tú lo quieras.

Perecen nuestros pensamientos y deseos, si ellos no son puramente de Ti, para Ti y en Ti.

Danos hoy nuestro pan de cada día.

Tu eres nuestro Señor Eucarístico y Tu solamente serás nuestra comida y vestido, nuestras riquezas y gloria, nuestro remedio en la enfermedad, y nuestra protección contra todo mal. Tu serás todas las cosas para nosotros.

Y perdónanos nuestros pecados.

Perdóname Jesús, porque Yo siento mucho por mis pecados, tal como se presentan ante tus ojos.

Como nosotros perdonamos a los que nos ofenden.

Para cualquiera que nos haya ofendido en cualquier forma, con todo nuestro corazón le perdonamos y le deseamos los regalos de tu amor.

Y no nos dejes caer en la tentación, mas líbranos del mal.

Libéranos Jesús, del demonio del orgullo, la impureza, el desacuerdo y la complacencia.

Libéranos de los cuidados y preocupaciones de la vida, para que con un corazón puro y una mente libre podamos gozosamente pasar nuestra vida y consagrar todo lo que somos y lo que tenemos al servicio tuyo, nuestro Señor Eucarístico.

Amen.

En Ti, Oh Señor Jesús, Yo he tenido la esperanza; no dejes que nunca me confunda. Tu solamente eres bueno. Tu solamente eres poderoso. Tu solamente eres eterno. A Ti solamente sea el honor y la gloria, el amor y el agradecimiento, por los siglos de los siglos. Amen.

CONOCE LA VIDA DE SAN PEDRO JULIAN EYMARD – CLICK AQUI

1 Comentario

Comments are closed.