Evangelio explicado 23 de Julio de 2017

El comentario del padre Daniel al Santo Evangelio según San Mateo 13, 24-43.

555

Buenos días.

En los versículos del capítulo 13 de San Mateo que hoy leemos, el Señor Jesús exponía todas sus enseñanzas a la gente en parábolas.

«Y no les hablaba sin parábolas, para que se cumpliera lo anunciado por el Profeta: Hablaré en parábolas, anunciaré cosas que estaban ocultas desde la creación del mundo.».

El recurso a la parábola era a la vez, una manera de llegar al pensamiento de los que lo escuchaban, usando figuras del día a día de sus oyentes que estos entendían bien.

Y también como dice otra parte del Evangelio, una manera de llamar al seguimiento, porque sólo entendían sus palabras los que se tomaban su tiempo en escuchar a largo al Señor, y así empezaban a entender su mensaje en contexto.

Por eso dice Cristo que los que escuchaban las parábolas sin ser discípulos, sin seguir al maestro, no las entendían y quedaban más confundidos que antes de escucharlas.

Esto pasa aún hoy, con quienes critican la fe sin vivirla, con quienes hablan mal de la Iglesia o de los curas sin ir a misa todos los domingos.

Quienes toman una parte de la Biblia para hacer de ella la razón de su rechazo a la religión, sin haberla leído toda, y sin haber leído el catecismo de la Iglesia Católica que es el instrumento adecuado para interpretarla.

Pasa, y mucho, con quienes salen de la Iglesia católica para ir a las sectas, y se quejan de que cuando eran católicos eran pecadores. Cuando lo que debieran decir es que cuando eran formalmente católicos, nunca se formaron y por eso no conocían a Cristo.

Por ello es muy importante en la vida del Cristiano la confesión frecuente y el tener un sacerdote que haga con nosotros dirección espiritual.

Eso es ser discípulos y escuchar la palabra del Señor.

Eso nos permite empezar a entender sus parábolas.

Las parábolas de este domingo comienzan con la misma frase: “El reino de los cielos se parece…” Jesús nos quiere hablarnos de cómo es este Reino que ha comenzado aquí, pero que alcanzará su plenitud en el cielo.

También te puede interesar: La oración por un milagro de sanación al Padre Pío.

El Señor en este caso, con varias parábolas, la de la Cizaña, la del grano de mostaza y la de la levadura, nos alerta sobre los falsos profetas que se mezclan en medio de los pastores de Dios, nos habla de la importancia del testimonio humilde y perseverante, y de la necesidad de abrir el corazón a la enseñanza de  Cristo.

La Iglesia necesita la humildad de sus miembros para dejarse trasformar por Jesús y poder ser fermento de un mundo más santo, manteniendo la fidelidad al magisterio de siempre y a la tradición, porque hasta el juicio final deberemos soportar a los falsos profetas mezclados entre los santos pastores.

Que la Eucaristía nos “contagie” de los modos de actuar del Señor Jesús, que salgamos decididos a querer imitarlo en todo. Que no sólo seamos sembradores de buena semilla en nuestro mundo, sino que también nosotros seamos buena semilla para los demás, recordando siempre sus palabras:

«Entonces los justos resplandecerán como el sol en el Reino de su Padre. ¡El que tenga oídos, que oiga!»

Bendiciones.

Presbítero Daniel Cirrincionepadre daniel

El Padre Daniel desde hace 19 años es sacerdote en la prelatura del Opus Dei, y doctor en Derecho Canónico. Ha desarrollado una intensa y variada labor pastoral, con gente de toda condición, edades y situaciones.