7 CONSEJOS PARA VENCER AL DIABLO

1859

San Miguel Arcángel, defiéndenos en la batalla. Se nuestra protección contra la maldad y las trampas del diablo …

Estos siete consejos te ayudarán a vencer al diablo:

1- CONFESARTE CON FRECUENCIA

Una vez que dejamos de asistir con frecuencia a la confesión, la actividad de Satanás aumenta.

Para disminuir su obra, aumenta tu asistencia al santo sacramento de la confesión.

La confesión es más poderosa que un exorcismo. Es un sacramento y una bendición que nos conducen al cielo.

2- VIVE UNA VIDA SACRAMENTAL

La mejor manera de protegernos del mal es a través de los sacramentos porque fueron instituidos por Jesucristo y nos llenan con su gracia para protegernos y acercarnos a Dios.

Confiésate y comulga.

3- PERDONA A LOS QUE TE HACEN MAL Y BUSCA SER SIEMPRE HUMILDE

Perdonar como queremos ser perdonados y la humildad, mantienen la puerta cerrada al diablo y se la abre a Dios.

4- AYUDATE A TI MISMO.

Eres tú el que debe decir y hacer las cosas de manera diferente a como dice tu naturaleza.

La naturaleza humana te hace caer siempre en los viejos hábitos.

Necesitas recurrir a Dios y orar para que El te de la gracia. Entonces tienes que estar listo para aceptar esas gracias y esforzarte para tomar buenas decisiones.

5- MANTENTE ALEJADO DEL MAL

Es mejor protegerse del mal que tratar de librarse de él. Una vez que le abres una puerta, no siempre se puede cerrar fácilmente. Reza y haz discernimiento de conciencia.

6- RECONOCER AL DIABLO Y RECHAZAR EL PECADO

El poder de Satanás aumenta cuando la gente no cree que es real.

Su trabajo ordinario es la tentación y nosotros nos enfrentamos a la tentación todos los días.

La posesión es el trabajo extraordinario del diablo y es muy raro que se produzca.

El trabajo habitual del diablo es el pecado. El pecado conduce a la muerte de las almas.

7- VE EL MUNDO POR COMO ES

Al final, Cristo ha conquistado, pero durante nuestra vida en la Tierra, necesitamos estar conscientes de las influencias malignas que nos rodean.

Dado que vivimos en una cultura secular, el maligno es una fuerte influencia. Por eso es tan importante estar cerca de Jesucristo. Si no lo hacemos, no tenemos protección y eso es muy peligroso.

COMPARTIR