Evangelio explicado 13 de Febrero de 2017

El comentario del padre Daniel al Santo Evangelio según san Marcos 8, 11-13

862

Buenos días.

Comenzamos hoy nuestra reflexión sobre el fragmento del Evangelio de hoy

Los fariseos estaban endurecidos en una manera superficial de entender la voluntad de Dios, que atendía a la letra de la ley, y desoía el espíritu de la ley:

Jesucristo los enfrente a su manera mezquina de responder a la Gracia de Dios manifestada en la historia de su Pueblo. Les hace ver que obedeciendo detalles humanos, desobedecen lo esencial de la voluntad de Dios: el amor a Dios y al prójimo.

El Señor, como una Gracia de conversión para que todos crean y se salven, había realizado muchos signos de su divinidad, pero los fariseos le piden:

“¡Haz un signo!

Y Cristo suspiraba tristemente asombrado al verificar su ceguera.

Ni las curaciones , resurrecciones, la calma de las aguas, el caminar sobre las aguas, la multiplicación de los panes, ninguno de esos milagros habían convencido a esta gente orgullosa.

Todo esto ellos lo sabían y muchos lo habían visto con sus propios ojos, pero tienen el descaro de decirle a Cristo que quieren más.

“No entendían los muchos signos que hacía Jesús y que indicaban que el tiempo estaba maduro por su «cerrazón»”, dice el Papa Francisco.

También te puede interesar: El Padre nuestro explicado

Y su ceguera llegó hasta el momento de la cruz: si bajas de la cruz, entonces sí te creeremos: su no creer era cerrar los ojos por esa soberbia que les convencía a no abrir el corazón.

El Evangelio de hoy nos enseña que necesitamos creer con sencillez para ver los milagros que cada día hace el Señor en y por su Iglesia.

Por ello pidamos al Señor que nos dé fe para vivir más cercanos a Cristo. Para no bajarnos de la Cruz de cada día con ninguna excusa. Para ser santos por amor a Dios y por amor al prójimo.

Que nuestro Padre del Cielo nos done la Gracia de imitar a Cristo humilde y manso de corazón y obediente en todo a la voluntad de Dios.

Bendiciones.

Presbítero Daniel Cirrincionepadre daniel

El Padre Daniel desde hace 19 años es sacerdote en la prelatura del Opus Dei, y doctor en Derecho Canónico. Ha desarrollado una intensa y variada labor pastoral, con gente de toda condición, edades y situaciones.

1 Comentario

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here