COMENTARIO DEL EVANGELIO DE HOY

Comentario del padre Daniel, al Santo Evangelio según san Mateo 4, 12-23

89

Buen Domingo para todos.

Jesús comienza su predicación en la «Galilea de los gentiles», al otro lado del Jordán.

Es en el Norte, en territorio habitado por gentes considerada por los judíos como paganos.

Allí va Jesucristo, luz que ilumina la oscuridad y que elimina las tinieblas. Allí prefiere empezar su ministerio. Es fácil de entender, ha venido a ser “luz” entre los alejados.

El Señor llega a Cafarnaúm a ofrecer el perdón y acompaña su palabra con signos liberadores: cura las dolencias del pueblo.

Por eso Jesús anuncia la conversión, lo primero de todo “porque el Reino de los Cielos está cerca”.

Y su anuncio es contundente porque cuando anuncia la liberación, libera; cuando proclama el perdón, perdona; cuando habla con el enfermo, cura; cuando toca a leproso, le purifica.

También te puede interesar: La oración al Señor del Gran Poder.

Los primeros que responden a ese deseo personal de cambio y de liberación son cuatro pescadores, hombres sencillos y trabajadores, que han escuchado la llamada en medio de sus tareas cotidianas.

Llama la atención la buena disposición de los llamados, que responden “inmediatamente”.

Pedro, Andrés, Santiago y Juan son los primeros en formar esa comunidad itinerante de Jesús. Y después vendrán otros hasta nosotros, que también hemos sido llamados por Jesús a seguirle.

Jesús sigue llamando hoy, llama a personas sencillas porque los soberbios y autosuficientes no tienen lugar en sus vidas para que colaborar con Él.

Pongamos la atención en que la llamada se da en el contexto de la conversión. Jesús anuncia la Buena Nueva del Reino curándoles y liberándolos de todo mal, algunos escuchan el llamado, no es exclusivo de nadie, sino que está abierta a todos los que tienen dispuesto el corazón.

Estamos viviendo y rezando de manera especial por la unidad de los cristianos, en este octavario de oración que se viene haciendo todos los años.

Un testimonio de la cercanía de Dios será nuestra unidad, Es una asignatura pendiente y necesitada de conversión por parte de todos nosotros.

Bendiciones.

 Lee también:Oración para pedir a Dios nos dé su Gracia.

Presbítero Daniel Cirrincionepadre daniel

El Padre Daniel desde hace 19 años es sacerdote en la prelatura del Opus Dei, y doctor en Derecho Canónico. Ha desarrollado una intensa y variada labor pastoral, con gente de toda condición, edades y situaciones.