COMENTARIO DEL EVANGELIO DE HOY

Comentario del padre Daniel, al Santo Evangelio según San Juan 1,29-34.

115

Hoy el Evangelio nos hace considerar a Juan el Bautista, que reconoce en Jesús al “Cordero de Dios que quita el pecado del mundo”. Esta proclamación del Precursor viene a decirnos que Jesucristo es quien viene a terminar con las divisiones y las peleas y pone la fuerza del amor, que es capaz de unirlo todo.

El Señor es quien realiza la Nueva Pascua liberadora de la humanidad. Él es el que quita el pecado, que consiste en oponerse al padre de mal y darnos a la vida que Dios comunica, haciendo realidad el proyecto sobre el hombre. Juan es un testigo ocular de que Jesús es la realización y culminación del proyecto de Dios: “He aquí el Cordero de Dios que quita el pecado», ¡pero quita el pecado con la raíz y todo! Esta es la salvación de Jesús, con su amor y su mansedumbre.

También te puede interesar: Oración a María Virgen Poderosa

 

Al oír esto que dice Juan el Bautista, que da testimonio de Jesús como Salvador, debemos crecer en la confianza en Jesús (…). Encomendémonos al Señor. «Pero, Señor, mira mi vida: estoy en la oscuridad, tengo esta dificultad, tengo este pecado…», todo lo que tenemos: «Mira esto: ¡yo confío en ti!» Y esta es una apuesta que tenemos que hacer: confiar en Él y nunca decepciona. Nunca, ¡Nunca! Escuchen bien, chicos y chicas, que comienzan la vida ahora: Jesús nunca decepciona. Nunca. Este es el testimonio de Juan: Jesús, el bueno, el manso, que terminará como un cordero: asesinado. Sin gritar. Él ha venido a salvarnos, para quitar el pecado. El mío, el tuyo y el del mundo: todo, todo”. (Francisco, 19-I-2014).

El Bautista comienza el Evangelio diciendo que él no conocía a Cristo y es en el Jordán donde lo reconoce. La actitud de búsqueda y espera de Juan el Bautista, anima al discípulo de Cristo a seguir en constante búsqueda esperanzada, para que el sueño de Dios sea realidad en el mundo. Esta actitud de búsqueda y encuentro diario de Dios en nuestras vidas es el reconocimiento de querer tener esa confianza plena, que nos llevará a ser verdadero seguidor del Jesús. Para amar, hay que conocer y así, sólo así, se puede podrá confiar. Y más, sabiendo que nunca quedaremos defraudados, porque nuestro Dios no decepciona: Él quiere nuestra felicidad.

2 Comentarios

  1. El orgullo,la soberbia,la avaricia,el egoismo,la indiferencia, no solo son pecados del Mundo, sino que son las grandes Enfermedades que nos contraataca en nuestras Almas, y Jesús, que es el Cordero de Dios,que quita Los Pecados del mundo, es nuestra propia Medicina Espiritual. Hoy en día estamos tan enfermos de orgullo de soberbia de indiferencia, la cual no nos deja reconocer a jesús en cada uno de nosotros, no nos permite ver a Jesús, en la necesidad del hermano, en la enfermedad de nuestros padres, en el sufrimiento espiritual de cada uno de nuestros Hermanos,sino que nos encerramos en nosotros mismos…!!
    Pero hay una manera de reconocer a Jesús en nuestras vidas, primero reconociendo nuestros propios Pecados ( enfermedad que nos carmome nuestra alma ), a través del sacramento de la Confesión,luego una meditación profunda de los errores cometido, y después lo más importante, la plena comunión con Jesús, el recibimiento de su Cuerpo y su Sangre en la sagrada Eucaristía.

  2. Lucio no encontré lugar a Comentario.
    LUCIO CUANTA VERDAD ESCRIBISTE.
    FÍJATE EN ESTE PENSAR, EL SEÑOR ES NUESTRO PADRE. SI TU HIJO TE VA A BUSCAR, A CONVERSAR CONTIGO. QUE LE PREGUNTAS? Cómo está tu gente? Como Tú trabajo? Todo está bien? Entonces, tranquilos charlan.
    Si te contesta… no sé cómo están.. deje todo por venir contigo.. tú eres lo más importante, tú me diste la vida… lo demás… que espere…! Padre Nuestro! Todo lo que nos dio Nuestro Dios es para Su Gloria! Atender en lo cotidiano nuestro mundo, encontrando en cada rostro al mismo Nuestro Señor Jesucristo es darle Gloria. Estar en la Santa Iglesia, compartiendo la Santa Misa, sin ver el reloj, sin ruidos’, complacidos de que El Esta compartiendo nuestra alegría en el servicio a sus hijos. Dios es Amor. El nos conoce y goza nuestro cotidiano. Vida con sentido en Su Santo Servicio. Santo Servicio porque es El quien lleva el Control. Es El enviándonos Paz.
    Que el Señor Jesucristo no nos abandone jamás. Es lindo lo que escriste.
    ENORME VERDAD. Saludos, Alegría Paz.

Comments are closed.