Evangelio explicado 12 de Enero de 2017

Comentario del padre Daniel, al Santo Evangelio según San Marcos 1, 40-45.

73

Muy buen día.

El Evangelio de este jueves nos presenta el milagro de Jesús a un leproso, seguido de una repercusión grande, a pesar del pedido del Señor de que no fuera revelado:

“Apenas se fue, comenzó a proclamarlo a todo el mundo, divulgando lo sucedido, de tal manera que Jesús ya no podía entrar públicamente en ninguna ciudad”.

Sin lugar a duda, el encontrarse con el Señor produce una auténtica revolución, pero el Señor quiere un auténtico cambio más que efusivas demostraciones exteriores y ese cambio se debe dar en interior de cada uno.

La obra del Reino de Dios se va dando de a poco, lentamente y desde lo pequeño en los corazones.

También te puede interesar: El acto de consagración a la Virgen

El Señor Jesucristo no es un Mesías triunfante al estilo del mundo, nada más lejano de su propósito.

Entendían mal los que esperaban de El ese tipo de mesianismo.

Hoy también podemos tener ese error al esperar en la oración, y en nuestra mirada de la Iglesia, un triunfalismo exterior.

Por ello, cada uno de nosotros debe discernir en su interior que es lo que realmente significa la presencia mesiánica de Dios entre los hombres.

El Señor espera que nos convirtamos en testigos de su presencia a través de la búsqueda de la santidad personal.

 

El discípulo de Jesús más que proclamarlo con pancartas debe seguir los pasos de Cristo.

El asumir el deseo de seguimiento del Señor como algo personal, es estar dispuestos a cargar, dulce carga, con las necesidades de los demás sirviendo, sin llamar la atención: ese es el triunfalismo del cristiano.

Es una imitación del Señor, que comienza imitando su estilo humilde y de servicio. Y que con la Gracia de Dios nos traerá luz al alma y reflejará la luz a nuestros prójimos.

Bendiciones.

LEE TAMBIÉN el EVANGELIO DEL DÍA, y las lecturas del día.

Lee también: La imagen de la Virgen de Guadalupe que llora 

Presbítero Daniel Cirrincionepadre daniel

El Padre Daniel desde hace 19 años es sacerdote en la prelatura del Opus Dei, y doctor en Derecho Canónico. Ha desarrollado una intensa y variada labor pastoral, con gente de toda condición, edades y situaciones.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here