Evangelio explicado 16 de Diciembre de 2016

El comentario al Santo Evangelio según San Juan 5,33-36.

42

Muy buen día.

San Juan Bautista es un importante punto de referencia para nuestra vida cristiana.

El Señor Jesús en el Evangelio de hoy hace una comparación entre el fuego que quema y da luz con el Bautista:

“Él era la lámpara que arde y alumbra”.

Nuestra vida y nuestra misión de cristianos, como fue la de Juan, es preparar el camino al Maestro.

Este compromiso se hace posible si Cristo brilla en nuestra vida, anunciar la Vida del Salvador es posible, si seguimos a Jesucristo con fidelidad.

San Juan fue esa voz que clamaba en el desierto diciendo enderecen su camino.

Hoy la Palabra nos anima a aprender del Bautista y esto no es tarea fácil. Tenemos que poner en nuestras vidas una clave particular que podemos llamar: renuncia, sacrificio, compromiso con Dios.

Hay que mantener el corazón limpio y desalojado de cosas.

Si no lo hacemos, sino nos proponemos responder a la llamada a la santidad que nos hace el Señor, no daremos verdaderamente espacio a Jesús, y sólo estaremos llenos de nosotros mismos.

La Buena Nueva es camino de Vida y de felicidad. Sólo la Verdad nos puede hacer libres, aunque esto pueda acarrear la persecución o la muerte: la cruz.

 

 

También te puede interesar: Oración a San Juan el Bautista

Al respecto predica el Papa Francisco:

La libertad cristiana está en la docilidad a la Palabra de Dios. Debemos estar siempre preparados a acoger la novedad del Evangelio y las «sorpresas de Dios».

La Palabra de Dios, que es viva y eficaz, discierne los sentimientos y los pensamientos del corazón. Y para acoger verdaderamente la Palabra de Dios, hay que tener una actitud de docilidad.

La Palabra de Dios es viva y por eso viene y dice lo que quiere decir: no lo que yo espero que diga o lo que me gustaría que dijera.

“La libertad cristiana y la obediencia cristiana son docilidad a la Palabra de Dios, y hay que tener esa valentía de convertirse en odres nuevos, para este vino nuevo que viene continuamente.

Esta valentía de discernir siempre: discernir, digo, no relativizar.

Discernir siempre qué hace el Espíritu en mi corazón, qué quiere el Espíritu en mi corazón, dónde me lleva el Espíritu en mi corazón. Y obedecer. Discernir y obedecer.

Pidamos hoy la gracia de la docilidad a la Palabra de Dios, a esta Palabra de Dios, y esta Palabra que es viva y eficaz, que discierne los sentimientos y los pensamientos del corazón”. (Francisco, 20-I-2014).

San Juan el Bautista sabía que su docilidad a la gracia lo conduce a un bautismo que era liberador, por eso sus palabras son camino de conversión: así Jesús encuentra un camino allanado gracias al testimonio de Juan.

Qué así suceda en nosotros.

Bendiciones.

 

LEE TAMBIÉN el EVANGELIO DEL DÍA, y las lecturas del día.

Lee también: Milagro en la India octubre 2016

Presbítero Daniel Cirrincionepadre daniel

El Padre Daniel desde hace 19 años es sacerdote en la prelatura del Opus Dei, y doctor en Derecho Canónico. Ha desarrollado una intensa y variada labor pastoral, con gente de toda condición, edades y situaciones.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here