ORACION A LA CRUZ DE SAN ANDRES

1655

Hoy 30 de Noviembre celebramos el día de San Andrés apóstol, hermano de San Pedro. Quien murió martirizado en Grecia en una cruz en forma de X, estuvo colgado tres días y mientras duró su agonía evangelizó a todos los que se le acercaban:

Salve, oh Cruz, inaugurada por medio del cuerpo de Cristo, que te has convertido en adorno de sus miembros, como si fueran perlas preciosas.

Antes de que el Señor subiera sobre ti, provocabas un temor terreno.

Sin embargo, ahora, dotada de un amor celeste, te has convertido en un don.

Los creyentes saben cuánta alegría posees, cuántos regalos tienes preparados.

Confiado, por tanto, y lleno de alegría, vengo para que tú también me recibas exultante como discípulo de quien fue colgado de ti…

Cruz bienaventurada, que recibiste la majestad y la belleza de los miembros del Señor…, tómame y llévame lejos de los hombres y entrégame a mi Maestro para que a través de ti me reciba quien por medio de ti me ha redimido.

¡Salve, oh Cruz, sí, verdaderamente, salve!».

Amén.

LA CRUZ DE SAN ANDRES

Catedral de San Andrés, en GreciaNos encontramos ante una espiritualidad cristiana sumamente profunda, que ve en la Cruz, más que un instrumento de tortura, el medio incomparable de una unión plena con Jesús, con el grano de trigo caído en la tierra.

Tenemos que aprender una lección muy importante: nuestras cruces alcanzan valor si son consideradas y acogidas como parte de la cruz de Cristo, si son tocadas por el reflejo de su luz. Sólo por esa Cruz también nuestros sufrimientos quedan ennoblecidos y alcanzan su verdadero sentido.

La llamada Cruz de San Andrés es una cruz en forma de aspa (con dos ángulos agudos y dos ángulos obtusos) muy utilizada en heráldica y en vexilología. Representa el martirio de San Andrés Apóstol, según una tradición muy antigua que cuenta que el apóstol fue crucificado en Patrás, capital de la provincia de Acaya, en Grecia. Lo amarraron a una cruz en forma de X y allí estuvo padeciendo durante tres días, los cuales aprovechó para predicar e instruir en la religión a todos los que se le acercaban.

Es representación de humildad y sufrimiento y en heráldica simboliza caudillo invicto en combate. Muchas banderas llevan la Cruz de San Andrés en su variante llamada «Cruz de Borgoña», en la que los troncos que forman la cruz aparecen con sus nudos en los lugares donde se cortaron las ramas.

Sus reliquias fueron guardadas en la catedral de la ciudad  de Patras, donde fue asesinado San Andrés. Hasta que el emperador bizantino, Constantino, se las llevó a Constantinopla. Más tarde, los cruzados latinos destruyeron Constantinopla y las iglesias ortodoxas y se llevaron las reliquias a Roma. En 1964, el papa Pablo VI devolvió la cabeza de San Andrés a la ciudad de Patras.

[masterslider id=»4″]

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here