CONOCE LOS TESOROS DEL SAGRADO CORAZON DE JESUS

2908

CONOCE LOS TESOROS DEL SAGRADO CORAZON DE JESUS

El Corazón de Jesús empezó a palpitar de amor por nosotros ya desde el primer instante de su Encarnación.

Ardió de amor durante la vida terrenal y a San Juan Evangelista, el apóstol predilecto, fue concedido sentir los latidos de Jesús en la última Cena, cuando posó su cabeza sobre el pecho del Redentor.

Subido al Cielo, el Corazón de Jesús no dejó de palpitar por nosotros quedando vivo y verdadero en el estado eucarístico en los Tabernáculos.

En la plenitud de los tiempos, cuando los hombres yacieron en la indiferencia, para que se despertara el fervor, Jesús quiso enseñar al mundo las maravillas de su Corazón dejando ver el pecho desgarrado y las llamas que lo circundaron.

Para recibir la confidencia de Jesús fue elegida una pobre Monja, Margarita Alacoque, humilde y piadosa, del monasterio de Paray -Le Monial, en Francia.

Después de la Navidad del 1673, en la fiesta de S. Juan  Evangelista, Margarita estuvo en el coro del claustro, sola, absorta en ruego delante del Tabernáculo. Jesús Sacramentado, escondido bajo los Velos Eucarísticos, se hizo ver de modo sensible.

Margarita contempló  asombrándose, en su humildad, de ser admitida a tal visión. El rostro de Jesús se mostró con  tristeza.

La dichosa Monja, en éxtasis de amor, se entregó al Espíritu Divino, abriendo su corazón al celeste amor.

Jesús la invitó a descansar  sobre su Sagrado Pecho y le desveló así las maravillas de su amor y los inescrutables secretos de su Divino Corazón, que hasta en aquel tiempo fueron escondidos.

Jesús le dijo. Mi Corazón Divino está  tan inflamado de amor para los hombres, y por ti en particular, que es incapaz de contener más detenidamente las llamas de su ardiente caridad, tiene que difundir abundantemente con cada medio y manifestarse a los hombres para enriquecerlos de los preciosos tesoros, que te son revelados.

Te he elegido, abismo de indignidad e ignorancia, para cumplir este mi gran proyecto, para que todo sea hecho solamente por mí. Y ahora… ¡dame tu corazón!

¡Ay, te ruego, recíbelo, mi Jesús! – Con un toque de su mano divina, Jesús extrajo del pecho de Margarita el corazón y lo puso dentro de su Costado.

Dice la Monja: Miré y vi mi corazón dentro del Corazón de Jesús; pareció un pequeñísimo átomo que se quemó en un horno ardiente.

Cuando Dios me lo repuso, vi una llama ardiente en forma de corazón. Mientras me lo volvía a su lugar, en mi pecho, me dijo: ¡Mira, querida mía! ¡Ésta es una señal preciosa de mi amor! –

Para Margarita Alacoque: empezó la agonía, es decir una real angustia física. El corazón que estuvo dentro del de Jesucristo, desde entonces  se volvió una llama, que quedó dentro de su pecho y grande era el dolor que quedó hasta al final de su vida.

Fue este la primera revelación del Sagrado Corazón, Vida de S. Margarita

OH Sagrado Corazón de Jesús!

Pongo toda mi confianza en ti!

De mi debilidad todo lo temo, pero todo lo espero de tu bondad!

SAGRADO CORAZON DE JESUS EN VOS CONFIO!

SAGRADO CORAZON DE JESUS EN VOS CONFIO!

SAGRADO CORAZON DE JESUS EN VOS CONFIO!

[masterslider id=»4″]

4 Comentarios

  1. Soy devota del sagrado corazon de Jesus le pido q no dejen de mandarme todo lo q tenga q ver con el sagrado corazon de Jesus .yo tambien senti su corazon latiendo y para mi asido una esperencia demasio de grande

    • Con gusto hermana, en las próximas horas con la Gracia de Dios subiremos al Sitio en las próximas horas tres cosas más del Sagrado Corazón de Jesús, así que en los posible te sugerimos ver el sitio esta noche. Bendiciones

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here