ORACION A NUESTRA SEÑORA DE APARECIDA

1106
ORACION A NUESTRA SEÑORA DE APARECIDA
ORACION A NUESTRA SEÑORA DE APARECIDA

Oh incomparable Señora de Aparecida, Madre de mi Dios, Reina de los ángeles, abogada de los pecadores, refugio y consuelo de los afligidos y perturbados, oh Virgen santísíma, llena de poder y de valuntad,
lanza sobre nosotros tu mirada favorable, para que seamos socorridos en todas las necesidades.

Recuérdate, clementísima Madre Aparecida, de que no consta que entre todos los que han recurrido a ti, invocando tu santísimo nombre e
implorado tu singular protección, alguno fuera abandonado por ti.
Animado con esta confianza, recurro a ti.

Te tomo hoy y para siempre como mi Madre y protectora, mi consuelo y guía, mi esperanza y luz en la hora de la muerte.

Así, pues, Señora, líbrame de todo lo que pueda ofenderte a ti y a tu Hijo, mi Redentor y Señor Jesucristo. Virgen bendita, preserva a éste tu
indigno siervo, esta casa y los que habitan en ella, de la peste, del hambre, de la guerra, de los rayos, de las tempestades y de otros peligros
y males que nos puedan asolar.

Señora Soberana, dígnate dirigirnos en todos nuestros negocios, espirituales y temporales.

Líbranos de la tentación del demonio, para que siguiendo el camino de la virtud, por los méritos de tu purísima virginidad y de la preciosísima
Sangre de tu Hijo, te podamos ver, amar y gozar en la gloria eterna, por todos los siglos de los siglos.

Amén

HISTORIA DE NUESTRA SEÑORA DE APARECIDA – BRASIL

La historia cuenta que en el año 1717, El gobernador de Sao Paulo y Minas Gerais, don Pedro de Almeida y Portugal, Conde de Assumar, pasó por la villa de Guaratinguetá camino a villa Rica. Por tal motivo, los pobladores del lugar, queriendo agasajar al invitado, solicitaron a tres pescadores, Domingos Garcia, Filipe Pedroso e João Alves, una provisión de peces.

Estos hombres se encontraban en el río Paraiba, arrojando sus redes en el agua, cuando de repente al levantar una de ellas, encontraron una figura rota de terracota de la Virgen de la Concepción, de tan solo 36 cm. Primero hallaron el cuerpo y al arrojar otra vez la red lograron ubicar la cabeza. Luego del suceso, la pesca, que hasta ese momento había sido escasa, fue tan abundante, que tuvieron que volver a la costa por el peso que tenían sus pequeñas embarcaciones.

Uno de los pescadores llevó la imagen a su casa y le realizó un pequeño altar, unos años después crearon un oratorio, lugar que era visitado por todos los lugareños.
El 5 de mayo de 1743, se comenzó a construir un templo, que se inauguró el 26 de julio de 1745, venerando a la Virgen bajo la invocación de Nuestra Señora Aparecida.

El pueblo de Nuestra Señora Aparecida se encuentra a unos cuantos kilómetros de Guaratinguetá, villa del Estado de Sao Paulo.

Se ignora completamente como es que la imagen fue a parar al río, pero si se conoce su autor, un monje de Sao Paulo, llamado Frei Agostino de Jesús quien la moldeo en el año 1650.

La Virgen es de color moreno y esta vestida con un manto grueso bordado, sus manos se ubican en el pecho en posición de oración, fue coronada solemnemente en 1904, por don José de Camargo Barros, obispo de Sao Paulo.

El 16 de julio de 1930, Pío XI la declaró a Nuestra Señora Aparecida patrona de Brasil. El día 4 de julio de 1980, el Papa Juan Pablo II visito el santuario y le dio el título de Basílica.

COMPARTIR