ORACION A NUESTRA SEÑORA DE LA MERCED

5520
ORACION A NUESTRA SEÑORA DE LA MERCED

Su Fiesta es el 24 de setiembre

Nuestra Señora de la Merced.
Hoy imploramos tu misericordia para con nosotros.

Tú que eres madre de los privados de libertad, enséñanos a recuperar y mantener la libertad interior de los hijos de Dios.

Haz que nadie nos impida amar y ser amado, perdonar y ser perdonado y creer en la fuerza del bien en nosotros y en nuestros hermanos.

Danos fuerza por la cruz de tu hijo para que no nos dejemos vencer
por las circunstancias adversas.

Aliéntanos para que no nos cansemos en la lucha por la justicia.

Ayúdanos a mirar a nuestros hermanos con ojos misericordiosos,
a los que nos hacen el bien y mayormente a los que nos hacen el mal.

Sé tú nuestro consuelo en las horas de tristeza y aflicción e infúndenos ánimo para seguir adelante.

María, lleva nuestra oración a Jesús para que llegue por él al Padre
que nos ama como sus hijos, hoy y siempre.

Amén

Puedes leer también aquí:

.La oración a San Pedro Nolasco

NUESTRA SEÑORA DE LA MERCED

La Fiesta de Nuestra Señora de la Merced se celebra el día 24 de septiembre. Es patrona de Barcelona y República Dominicana.

Esta advocación mariana nació en en España y fue llevada a todo el mundo. La Santa Virgen María se le apareció a San Pedro Nolasco, en 1218, recomendándole que fundara una comunidad religiosa que se dedicara a auxiliar a los cautivos que eran llevados a sitios lejanos.

Inspirado por la Santísima Virgen, San Pedro Nolasco, fundó una orden dedicada a…Lee más sobre Nuestra Señora de la Merced haciendo click aquí

Orden de la Merced

La Orden Real y Militar de Nuestra Señora de la Merced y la Redención de los Cautivos, más conocida como Orden de la Merced, es una Orden religiosa católica, fundada en 1218, en Barcelona, España, por San Pedro Nolasco (ca. 1180–1245) para la redención de los cristianos cautivos en manos de musulmanes (60.000 hasta 1779).

Los mercedarios se comprometen con un cuarto voto, añadido a los tradicionales de pobreza, obediencia y castidad de las demás órdenes, a liberar a otros más débiles en la fe, aunque su vida peligre por ello.

[masterslider id=”4″]

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here