SEXTO DIA DE LA NOVENA AL PADRE PIO

Pidamos la intercesión con esta novena a San Pío de Pietrelcina...aquí

1609
6 DIA DE LA NOVENA AL PADRE PIO

ORACIONES DE INICIO PARA TODOS LOS DIAS

Por la señal de la Santa cruz, de nuestros enemigos, líbranos, Señor, Dios nuestro. En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Acto de contrición: Dios mío me arrepiento de todo corazón de haberte ofendido porque eres infinitamente bueno. Dame tu santa gracia para no ofenderte más. Amén.

Padre Nuestro y Ave María.

SEXTO DIA DE LA NOVENA

Señor Jesús, que abriste los ojos a los ciegos, sanaste a los enfermos, perdonaste a la pecadora, y después de la negación, confirmaste a Pedro en tu amor; Atiende mi súplica:

Perdona mis pecados, renueva en mí tu amor, concédeme vivir en perfecta unidad fraterna para que pueda anunciar a todos los hombres tu salvación. Amén.

Obedientísimo Padre Pío. Tú, que has querido tanto a los enfermos; más que a ti mismo porque en ellos vistes a Jesús.

Tú, que en el nombre de Dios has obrado Milagros de sanación en el cuerpo, en el alma, y en la mente, en el presente, en el pasado y en el futuro de las personas; devolviendo esperanza de vida y renovación del espíritu, y en la integridad total de las personas.

Ruega a Dios para que todos los enfermos; por intercesión de María Santísima, puedan experimentar tu potente ayuda y a través de la sanación de su cuerpo encontrar beneficios espirituales y agradecer para siempre a Dios.

Padre Pío, ruega por nosotros!

CONSEJO DEL PADRE PIO

«Si yo sé que una persona está afligida, sea en el alma o en el cuerpo, suplicaría a Dios para verla libre de sus males. De buena gana yo tomaría todos sus sufrimientos para verla salvada y cedería los frutos de tales sufrimientos en su favor». Padre Pío

Puedes rezar las oraciones que rezaba Padre Pío aquí:

ORACION FINAL PARA TODOS LOS DIAS

San Pío de Pietrelcina, te pedimos nos enseñes la humildad de corazón, para ser considerados entre los pequeños del Evangelio, a los que el Padre prometió revelar los misterios de su Reino.

Ayúdanos a orar sin cansarnos jamás con la certeza de que Dios conoce lo que necesitamos antes de que se lo pidamos.

Alcánzanos una mirada de fe capaz de reconocer prontamente en los pobres y en los que sufren el rostro mismo de Jesús.

Protégenos en la hora de la lucha y de la prueba y, si caemos, haz que experimentemos la alegría del sacramento del perdón.

Transmítenos tu tierna devoción a María, Madre de Jesús y Madre nuestra.

Acompáñanos en la peregrinación terrena hacia la patria feliz, a donde esperamos llegar también nosotros para contemplar eternamente la gloria del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

Amén.

Reza la novena completa aquí:

[masterslider id=»4″]

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here