ORACION A LA BEATA MAMA ANTULA

5722
ORACION A LA BEATA MAMA ANTULA
ORACION A LA BEATA MAMA ANTULA


Dios y Padre nuestro, a tu sierva María Antonia de San José le diste el don de una fe viva, para convertir los corazones y el de una esperanza firme, para no desanimarse en las dificultades. Llenaste su corazón de una caridad materna con los que sufren, en particular con los indios y los negros, los gauchos y los pobres.
A nosotros que veneramos su memoria conservada por uso hijas espirituales, concédenos la gracia de poder imitarla.
Y que un día la veamos honrada por la iglesia como santa, junto a San Ignacio de Loyola, su padre y maestro.
Por Jesucristo nuestro Señor que vive y reina por los siglos de los siglos.

Amén.

Puedes leer también:

.La oración de entrega de San Ignacio de Loyola

.El Triduo a San Ignacio de Loyola

MAMA ANTULA

Cuentan que hace varios años, en la ciudad de Loreto, en Santiago del Estero, un terrible accidente dejó al borde de la muerte a un niño. Cuando la familia ya no encontraba solución, y estaba desolada por la situación del pequeño, alguien les alcanzó una estampita de Mama Antula, el nombre con que se conoce a María Antonia de Paz y Figueroa.
Entonces la familia del niño comenzó a pedirle a la imagen de la estampita que intercediera ante Dios por la salud del pequeño. Y el milagro ocurrió: el niño se despertó de la nada, y hoy con 18 años, vive una vida plena, sin rastros de aquel terrible accidente.
Vecinos de Santiago del Estero afirman que, como ese, hay muchos milagros en el haber de Mama Antula, y estiman que hay muchos otros por descubrir.

«Aquí es algo muy común, que la gente venga para curar a sus hijos. Si a un chico le duele la muela o la panza, a cualquier hora del día, porque el santuario no tiene candados, vienen, prenden una vela, se sientan y al rato el chico comienza a jugar. Es señal de que le pasó el dolor. Eso es algo que pasa todos los días y a los lugareños no les llama la atención», comentó Fany Ledesma, pobladora de Villa Sapírica, al diario El Liberal.

SU VIDA

Mama Antula, o Maria Antonia de Paz y Figueroa, nació en Santiago del Estero en 1730, y murió en Buenos Aires en 1799. Desde muy joven comenzó a trabajar con los jesuitas (Compañía de Jesús) colaborando en la organización de ejercicios espirituales. Luego partió a Buenos Aires donde durante veinte años de su vida se dedicó a predicar el mensaje de Cristo. En 1795 fundó la Casa de Ejercicios Espirituales en Buenos Aires, la que aún sigue cumpliendo su misión.

[masterslider id=»4″]
NOVENA A LA MADRE TERESA Lee más aquí

1 Comentario

  1. SAN AGUSTÍN TE RUEGO CON TODO MI CORAZÓN QUE ME CONCEDAS LA PAZ Y ARMONÍA EN M,I FAMILIA, NO MA´S DISPUTAS Y RENCORES , QUE LA VERDAD SE HAGA EVIDENTE Y EL DINERO NO ENSOMBREZCA LAS CONCIENCIAS. AMÉN

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here