Consejos del Cura de Ars a los Padres y Madres

24676
Los consejos del Santo Cura de Ars para Salvar a los hijos

Hace poco menos de 200 años, el Santo Cura de Ars, ese párroco rural de la Francia del siglo XVIII, aquella de las guerras, la pobreza material y espiritual- no quería que se perdiera ni uno sólo de sus parroquianos.

En sus homilías encendidas por el Espíritu Santo, nos dejó muchos consejos que aún hoy son muy válidos. Aquí algunos para los Padres que quieran hacer todo para salvar las almas de los suyos:

1- Desde que una madre queda embarazada, debe orar especialmente, y si puede celebrar un misa, pidiendo que su hijo viva lo suficiente para recibir el bautismo.

Durante el embarazo, y hasta el parto, ofrezcan sus dolores e incomodidades pidiendo ella ser santa, y que sus hijos sean santos, para que vivan ambos eternamente en el Cielo alabando a Dios.

2- Antes de que llegue el momento del parto, es prudente que la madre se confiese, tanto para estar en Gracia y evitar el riesgo de morir sin el sacramento, como para ganar de Dios nuestro Señor, infinitas gracias para sus hijos.

3- Bautizar a los niños cuánto antes sea posible.

4- Al elegir padrino y madrina para sus hijos, busquen personas de fe y virtud, dentro de lo que la Gracia de Dios provea.

5- El bautismo, quita a los niños de las manos del demonio. Tenemos que tomar conciencia de ello, para luego de bautizados no permitir, en lo que a los padres toca, que el demonio los vuelva a tomar para él.

Piensen que esos hijos, Dios sólo nos los ha prestado, y que su destino es ser Santos.

6- Vigilen a sus hijos, dentro de lo que sus ocupaciones les permitan, todo lo que puedan y aún más de eso.

Que es mejor descuidar otras ocupaciones, y no dejar de vigilar a los hijos, en una edad en que desde su inocencia pueden habituarse a conductas de pecado, que luego de grande crecerán con ellos.

7- Mientras mayores sean sus hijos, más los padres han de rezar por ellos, y más los deben vigilar, porque los peligros son mayores, y las tentaciones aumentan.

8- De la misma manera, mientras crecen en edad, debemos como padres hacer todo lo posible para que crezcan en amor a Dios.

Por eso más les deben hablar de Dios y menos del mundo y sus tentaciones, para que el mundo no les robe el corazón, y se lo vacíe de las cosas de Dios.

9- Nunca prometer a los hijos, para que nos obedezcan, darles permiso para salidas o amistades que los alejan de Dios. Esta es una peligrosa manera de poner en riesgo sus almas.

No debemos presumir de «no dudar de nuestros hijos», esta es una actitud ciega, que trae muy funestas consecuencias.

10- Una vez que se pierden los límites, ya es muy difícil volver atrás.

El primer permiso para hacer lo que no es bien visto por Dios, es la invitación a muchos otros pasos, donde los padres empiezan a estorbar a los hijos, y finalmente se apartan de la religión, se relacionan con gente alejada de la fe, y se burlan de los padres y no permiten que estos opinen de su vida.

Todo esto se sigue de un primer permiso, de una primera falta de vigilancia. Padres Vigilen siempre a sus hijos.

11- Padres, si quieren darles a sus hijos, el mayor regalo de amor, sean Santos.

Cuando los Padres fueron Santos, también los hijos siguen sus huellas.

Así cuando el Espíritu Santo nos habla en el Evangelio  habla del centurión que pidió curación para su hijo, nos dice que no cesó en su esfuerzo hasta que toda su familia sirvió al Señor.

12- Debemos hacer todo lo que esté en nuestras manos para poner a nuestros hijos en manos de Dios.

Recordarles cada día que nada en este mundo les dará la felicidad, que sólo en Dios serán felices, en esta, y en la otra vida, la que dura toda la eternidad.

Encuentra la milagrosa oración de sanación al Santo Cura de Ars, aquí

1 Comentario

  1. El Santo Cura de Ars, San Juan María Vianney siempre ha sido uno de los grandes hombres de Dios que más me han llamado la atención y ello desde muy joven que tuve las primeras digamosles informaciones acerca de él y, últimamente que gcs a las redes Dios nuestro Señor me ha bendecido con una rica serie de informaciones respecto a este gran santo pues con mayor razón. Hermosísimos y sapientísimos consejos a los padres para cooperar, cual es el deber de todo padre de familia, en la salvación de sus hijos. Muchas gracias por compartirnos todo este bendito material que, de mi parte, haré lo mismo con cuantos me sea posible, pues como nos lo dice el Señor en su Santa Palabra: «No se enciende la lámpara para ocultarla abajo de la mesa, sino que al contrario, se busca colocarla en un lugar donde se pueda aprovechar mejor su luz». Dios bendice su hermosa labor que, sin duda, ha de iluminar muchas mentes y corazones.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here