LAS FRASES DE SAN ALFONSO MARIA LIGORIO A MARIA

7813
LAS FRASES DE SAN ALFONSO MARIA LIGORIO A MARIA
LAS FRASES DE SAN ALFONSO MARIA LIGORIO A MARIA

FRASES DEL LIBRO:  GLORIAS DE MARIA DE SAN ALFONSO M. LIGORIO

1- Oh María dulcísima y madre amorosísima, esto es lo que quieres, que nosotros, como niños, te llamemos siempre a ti en todos los peligros y que recurramos siempre a ti que nos quieres ayudar y salvar, como has salvado a todos tus hijos que han acudido a ti.

2- Jamás debe un pecador temer ser rechazado por María si recurre a su piedad;  porque ella es la madre de la misericordia y, como tal madre, desea salvar a todos, hasta  a los más miserables.

3- Ella misma promete la gracia de la perseverancia a todos los que la sirven fielmente en esta vida: “Los que se guían por mí, no pecarán; los que me dan a conocer a los demás, obtendrán la vida eterna.

4- Si todos los hombres amasen a esta Señora tan benigna y amable y en las tentaciones acudiesen siempre y pronto a su socorro, ¿quién jamás se perdería?

MARIA MERECE NUESTRO AMOR Y DEVOCION.

5- ¡Bienaventurado, hermano mío, si en la hora de la muerte te encuentras ligado con las dulces cadenas del amor a la Madre de Dios! Estas cadenas son la salvación que te aseguran tu salvación eterna y te harán gozar, en la hora de la muerte, de aquella dichosa paz, preludio y gusto anticipado del gozo eterno de la gloria.

6- Oh María, ¿cómo puede haber quien no te ame siendo tú tan amable y agradecida con quien te ama? En las dudas y confusiones aclaras las mentes de los que a ti recurren afligidos; tú consuelas al que en ti confía en los peligros; tú socorres al que te llama.

7- Oh María, nosotros, pobres pecadores, no sabemos encontrar otro refugio fuera de ti. Tú eres la única esperanza de quien esperamos la salvación; tú eres la única abogada ante Jesucristo, en la cual ponemos nuestros ojos”.“

8- Si no quieres verte anegado por la tempestad, mira a la estrella y llama en tu ayuda a María.

9- No desconfíes, pecador; recurre en todas tus necesidades a María; llámala en tu socorro, que la encontrarás siempre preparada a socorrerte, porque es voluntad de Dios que nos auxilie en todas las necesidades.

10- Esta madre de misericordia tiene tal deseo de salvar a los pecadores más perdidos, que ella misma los va buscando para auxiliarlos; y si acuden a ella encuentra muy bien el modo de hacerlos queridos de Dios.

11- ¡Bienaventurado el que siempre, en las batallas contra el infierno, invoca el hermosísimo nombre de María!

[masterslider id=”4″]

1 Comentario

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here