Icono del sitio Santa Virgen Maria

ORACION A NUESTRA SEÑORA DEL CARMEN

oracion a la virgen del carmen de chile

oracion a la virgen del carmen de chile

María, Madre del Carmelo, a Ti consagro mi vida, es un pequeño gesto de agradecimiento por las gracias que por tu intercesión yo he recibido de Dios.

Tu miras con bondad a tus devotos, por esto te suplico que me sostengas en la fragilidad con tu virtud, que ilumines con tu sabiduría las tinieblas de mi mente y aumentes en mi la fe, la esperanza y la caridad, para que cada día pueda crecer en el amor de Dios y en la devoción hacia Ti.

Ayúdanos en la lucha cotidiana, para que podamos ser siempre fieles a Tu Hijo Jesús, evitando el pecado e imitando tu virtud. Deseo ofrecer a Dios, todas las gracias que a través de tus manos he recibido, que tu bondad me ayude a obtener el perdón de mis pecados. Madre bondadosa, que tu amor haga que un día pueda abrazar a Jesús y a ti en el cielo.

Amén
Lee también aquí:

.La oración a la Virgen del Carmen para momentos difíciles

.La Novena a la Virgen del Carmen

LA VIRGEN DEL CARMEN EN CHILE

La Santísima Virgen del Carmen es invocada en Chile como Reina y Madre protectora y Generala Jurada de las Fuerzas Armadas y de Orden. Títulos que son fruto del reconocimiento especial de la protección de la Madre de Dios a lo largo de nuestra historia.

Varios años antes que Pedro de Valdivia iniciara la conquista de Chile, según el actual emplazamiento del territorio nacional, ya se encontraba activo el primer templo mariano del país.

Se trataba de una pequeña ermita erigida en el poblado de La Tirana en honor a Nuestra Señora del Carmen. La fecha de su establecimiento es incierta, pero se sabe que fue fundada por el sacerdote mercedario Fray Antonio de Rondón».

Más tarde, en 1595 los padres Agustinos llegaron a Chile a la ciudad de Concepción e introdujeron la devoción a la Virgen del Carmen, fundándose ahí la primera Cofradía del Carmen, en 1648.

Este fervor religioso se extendió rápidamente en el pueblo, siendo la Carmelita acogida con especial amor. Esto se manifestaba cada 16 de julio, día en que la Iglesia celebraba la Fiesta de Nuestra Señora del Carmen, y cuya imagen los padres agustinos sacaban en procesión por las principales calles de la ciudad de Concepción.

Dada esta confianza y amor especial del pueblo chileno por la Virgen del Carmen, es que comenzó a ser invocada en los escenarios más importantes de su historia, y de manera muy especial en la lucha por la Independencia Nacional donde se pidió su maternal intercesión.

LA VIRGEN DEL CARMEN DE CUYO (Argentina):

Nuestra Señora del Carmen de Cuyo es Patrona y Generala del Ejército de los Andes, Patrona de la Educación de Mendoza, y Patrona de la 8º Brigada de Montaña, en Argentina.

En el año 1814, momento en el que el general Argentino, José de San Martín hará de los pacíficos habitantes de Cuyo, heroicos soldados forjadores de libertad, pero ellos necesitarán una Madre que los ampare y de sentido a tanto sacrificio. Es de todos conocida la profunda devoción que el Libertador profesó a la Virgen y que lo hizo nombrarla Generala de su Ejército, superando los respetos humanos de una época en la que el liberalismo había impuesto la idea de que “la religión es asunto privado”.

Tanta importancia dio al tema, que lo decidió con su Estado Mayor, según dice Espejo en su obra “El Paso de los Andes”.

La devoción a la Virgen del Carmen estaba muy arraigada en Cuyo y casi todos los soldados llevaban su escapulario, por eso fue ella la que tuvo preferencia” dice, y más adelante describe la brillante ceremonia (5 de enero de 1817) durante la cual San Martín le entrega su bastón de mando, la nombra Generala, y hace bendecir también la Bandera de los Andes, “saludada por dianas y la banda con cajas y clarines, mientras rompía una salva de veintiún cañonazos, ante el ejército de gran gala y todo el pueblo de Mendoza”.

Más tarde, después de sus triunfos, entregará definitivamente su bastón, esta vez en el silencio que acompaña a todo lo grande y dejando aquella conocida carta: ”la protección que ha prestado al Ejército de los Andes su Patrona y Generala la Virgen del Carmen son demasiado visibles…”

Ambas reliquias, el bastón y la carta, se conservan hoy en el Camarín de la Virgen, como mudos testigos de la parte que Ella tuvo en la grandeza de alma de nuestro Libertador. Siendo Generala del Ejército Argentino, junto a la banda, acompaña a la imagen nuestra bandera.

Como así también las banderas de Perú y Chile, al ser esta advocación Patrona de los 2 países.

[masterslider id=»4″]
Salir de la versión móvil