ORACION A NUESTRA SEÑORA DE AKITA

1566
ORACION A NUESTRA SEÑORA DE AKITA
ORACION A NUESTRA SEÑORA DE AKITA

En junio de 1988, Joseph Cardinal Ratzinger, Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, impartió el juicio definitivo sobre los eventos y mensajes de Akita, juzgándolos confiables y dignos de fe. El Cardenal observó que Akita es una continuación de los mensajes de Fátima.

ORACION A NUESTRA SEÑORA DE AKITA

Madre amada, que nos brindaste tu presencia, que nos mostraste tu dolor por la humanidad.

Yo quiero consagrar mi corazón a ti. Sé que vienen momentos difíciles, pero creo en tu promesa de salvación para aquellos que se resguarden bajo tu manto protector y vivan siempre fieles al evangelio.

Intercede ante tu hijo Jesucristo para que perdone nuestras ofensas. Quiero volcar todos los días de mi vida una oración por todas las almas, que no creen, que no conocen, que no esperan, que no aman, que no perdonan, que no lo adoran.  Madre ten misericordia de nosotros pecadores!

Por los sufrimientos de Jesús, por su pasión, por su preciosa sangre derramada por todos nosotros y para nuestra salvación. Danos la oportunidad de convertir definitivamente nuestros corazones, para que lo que solo busquemos sea la santidad y nada más que la santidad.

Por Cristo nuestro Señor, que vive y reina por los siglos de los siglos.

Amén.

Padre Nuestro que estás en el cielo, Santificado sea tu nombre, venga a nosotros tu Reino, hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día y perdona nuestras ofensas como nosotros también perdonamos a los que nos ofenden y no nos dejes caer en la tentación y líbranos del mal.

«Oh Jesús mío, perdona nuestros pecados y líbranos del fuego del infierno; lleva al cielo a todas las almas, socorre especialmente a las más necesitadas de tu misericordia.»

Sacratísimo Corazón de Jesús, verdaderamente presente en la Santa Eucaristía, te consagro mi cuerpo y alma para ser enteramente una con Tu Corazón, sacrificado cada instante en todos los altares del mundo y dando alabanza al Padre, implorando por la venida de Su Reino.
Ruego que recibas esta humilde ofrenda de mi ser. Utilízame como quieras para la gloria del Padre y la salvación de las almas. Santísima Madre de Dios, no permitas que jamás me separe de tu Divino Hijo. Te ruego me defiendas y protejas como tu hijo especial.

Amén.

LOS MILAGROS DE LA VIRGEN DE AKITA

“Rezad mucho las oraciones del Rosario, ya que yo, y solo yo, puedo protegeros de las calamidades que se aproximan”.

hs_akita_05

 

Agnes Sasagawa y la Estatua de Akita

En la remota área de Yuzawadai, en las cercanías de la ciudad de Akita, Japón, hay una pequeña capilla en un convento que contiene una estatua de la Virgen María.

Fue a esta capilla a donde llegó Agnes Katsuko Sasagawa luego de quedar completamente sorda.
Agnes era una monja profundamente creyente que había vivido de primera mano el poder de los milagros cuando tomar agua de Lourdes le permitió recuperarse de varios problemas de salud que la habían acompañado desde años atrás a consecuencia de una operación de apendicitis muy mal practicada. Desde entonces su devoción había sido completa….Continúa…

LOS MILAGROS DE LA VIRGEN DE AKITA AQUI. 

[masterslider id=»4″]
ASOMBROSOS MILAGROS DE AKITALee más aquí

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here