EL MAGNIFICAT CON MARIA

5685


Conoce la oración que María dedicó a Dios y las reflexiones de cada una de sus partes a continuación de la oración

EL MAGNIFICAT CON MARIA

Mi alma canta la grandeza del Señor, y mi espíritu se estremece de gozo en Dios, mi Salvador, porque ha mirado la humillación de su esclava.
Desde ahora me felicitarán todas las generaciones,
porque el Poderoso ha hecho obras grandes por mí:
su nombre es santo, y su misericordia llega a sus fieles
de generación en generación.

Él hace proezas con su brazo:
dispersa a los soberbios de corazón,
derriba del trono a los poderosos
y enaltece a los humildes,
a los hambrientos los colma de bienes
y a los ricos los despide vacíos.

Auxilia a Israel, su siervo,
acordándose de la misericordia
-como lo había prometido a nuestros padres-
en favor de Abrahán y su descendencia por siempre.

Amén.

EL MAGNIFICAT

El Magnificat : es un canto y una oración cristiana. Proviene del evangelio de Lucas 1:46-55 y reproduce las palabras que María dirige a Dios cuando visita a su prima Isabel, madre de Juan el Bautista y esposa de Zacarías.
El nombre de la oración está tomado de la primera frase en latín, que reza Magnificat anima mea Dominum.

El Deseo más grande de María, fue magnificar al Señor en todas sus palabras, oraciones, acciones, silencio y sufrimiento—en una palabra, con todo su ser!

Este bello himno/cántico de alabanza que estalla desde el más puro e Inmaculado Corazón de María, nos puede servir como modelo en nuestra propia vida de oración personal, y nos enseñan realmente alabar a Dios con todo nuestro ser!

A continuación se presentan algunas reflexiones simples, pero útiles sobre el Magníficat de María!

1. El Alma de María proclama la grandeza del Señor. María deseaba vivir principio y Fundamento, que es precisamente esto: la llamada a alabar a Dios. La forma más alta de la oración, es la alabanza. Los coros más altos de los Ángeles han hecho esto, están haciendo esto y seguirán haciéndolo— alabando la Trinidad en el cielo. Que María nos inspire a alabar al Señor.

2. ¡ALEGRÍA EN DIOS! María se regocija en Dios! La verdadera y auténtica alegría, sólo puede encontrarse en Dios! Toda la humanidad desea sinceramente alegría, pero muchos experimentan la tristeza, porque ellos buscan la alegría en un Dios falso e ilusorio, un ídolo, un mero espejismo. El Diablo fácilmente puede presentar falsa felicidad! María se regocija en Dios y por lo tanto nosotros deberíamos regocijarnos también!

3. HUMILDAD. Dios ha visto la bajeza (humildad) de su esclava. El Catecismo de la Iglesia Católica subraya el hecho de que el orgullo, daña la oración. La humildad de María, fue su grandeza ante los ojos de Dios. Una persona humilde reconoce que todo lo bueno que él puede hacer, viene de Dios, y todos los males es su propio hacer. Que María obtenga para nosotros un corazón humilde!

4. ME LLAMARAN BIENAVENTURADA! Verdad! Cada vez que rezamos el Avemaría pedimos a María “Bendita”. “Bendita eres entre las mujeres…y bendito es el fruto de tu vientre JESÚS!  Orar las ALABANZAS AL SANTÍSIMO para glorificar y alabar a Dios, así también a María, la Madre de Dios

5. SANTO ES SU NOMBRE. María vive el segundo mandamiento — para mantener santo el nombre del Señor. En reparación de los muchos que profanan el nombre del Señor, con el Corazón Inmaculado de María, debemos alabar el SANTO NOMBRE DEL SEÑOR (Rezar las alabanzas al Santísimo).

6. MISERICORDIA. El mayor atributo de Jesús es, ser elogiado por María: SU MISERICORDIA! Los dos, el Beato Juan Pablo II y Santa Faustina Kowalska alaban la misericordia de Dios como su mayor atributo. Pero la misericordia está relacionada, con uno de los Dones del Espíritu Santo: TEMOR DE DIOS. “El temor del Señor, es el principio de la Sabiduría”.

7. DIOS DERRIBÓ AL ORGULLOSO Y AL ARROGANTE. En la parábola del Fariseo y el Publicano, el
fariseo orgulloso, fue rechazado por Jesús, mientras que el publicano humilde y arrepentido, fue exaltado. A todo momento nos debemos examinar nuestras conciencias y nuestras vidas, para evitar que el polvo insidioso del orgullo, nos acidifique y nos contamine, nuestra vida espiritual. Que María Virgen interceda por nosotros!

8. DIOS ALIMENTA AL HAMBRIENTO, especialmente aquellos que tienen hambre de la palabra de Dios y el hambre por el Pan de Vida. Nuestra Señora de Guadalupe, Nuestra Señora de Fátima y Nuestra Señora de Lourdes, pidieron que se construyera una iglesia. ¿Por qué? Para que Jesús pueda sanarnos allí, mediante el Sacramento de la Reconciliación, pero también, para alimentarnos en la Misa, a través de la recepción de la Santa Comunión, el “Pan de Vida”. María nos enseña a vivir la Bienaventuranzas: “Dichosos los que tienen hambre y sed de santidad, porque serán saciados”. (Mt.5: 6). Que Nuestra Señora de la Eucaristía, nos ayude a tener hambre de lo que realmente importa: la oración, la santidad, la Eucaristía, (el Pan de Vida) y nuestro hogar celestial!

9. DIOS AYUDA A ISRAEL SU SIERVO! Los seguidores de Jesús deben ser verdaderos siervos. Jesús dijo con gran claridad: “El Hijo del hombre no ha venido a ser servido, sino a servir y a dar Su vida en rescate por muchos”. En la Última Cena, Jesús demostró el papel de sirviente cuando Él, vertió el agua en los pies de Sus discípulos y les dijo que amaran. El mas grande de los mandamiento es, amar a otros como yo os he amado!

10. ABRAHAM. Es el Padre de la fe. María es la mujer de fe. Incluso como María se quedo debajo de la Cruz de su sufrimiento y el Hijo muriendo, nunca vaciló su fe. María nos enseña a ser agradecidos por la fe que hemos recibido libremente como un regalo, no solo cultivar la fe, sino también, a crecer en nuestra fe. Una de las maneras más eficaces para crecer en nuestra fe, es compartir nuestra fe con otros.  El misterio de la Visitación, nos enseña a través del ejemplo de María, que nuestra fe debe ser compartida por palabra y ejemplo de caridad activa!

En resumen, el Magníficat de María es una oración modelo para todos nosotros. S. Luis de Montfort también sugiere que esta oración puede servir como un excelente medio, para dar gracias a nuestro Señor Jesucristo, después de recibirlo en la Sagrada Comunión!
¿Qué mejor manera de alabar al Señor Eucarístico, que a través del Corazón Inmaculado de María!

[masterslider id=”4″]
ORACION: GRACIAS MARIA POR TRAERNOS A JESUSLee más aquí PODEROSA ORACION AL SANTISIMO SACRAMENTOLee más aquí REZA EL SANTO ROSARIO TODOS LOS DIASVe el VIDEO aquí

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here