ORACION A LA VIRGEN DE POMPEYA

5228
ORACION A NUESTRA SEÑORA DE POMPEYA
ORACION A NUESTRA SEÑORA DE POMPEYA

ORACION A LA VIRGEN DE POMPEYA

«Virgen del Santo Rosario, Madre del Redentor, humilde sierva del Señor, proclamada Reina del mundo, desde lo profundo de nuestras miserias recurrimos a ti. Con confianza de hijos miramos tu rostro dulcísimo.

Coronada con doce estrellas, tú nos llevas al misterio del Padre, tú resplandeces de Espíritu Santo, tú nos donas a tu Niño divino, Jesús, nuestra esperanza, única salvación del mundo.

Brindándonos tu Rosario, tú nos invitas a contemplar su Rostro. Tú nos abres su corazón, abismo de alegría y de dolor, de luz y de gloria, misterio del Hijo de Dios, hecho hombre por nosotros. A tus pies sobre las huellas de los santos, nos sentimos familia de Dios.

Madre y modelo de la Iglesia, tú eres guía y sostén seguro. Haz que seamos un corazón solo y un alma sola, pueblo fuerte en camino hacia la patria del cielo.

Te entregamos nuestras miserias, los tantos caminos del odio y de la sangre, las mil antiguas y nuevas pobrezas y sobre todo nuestro pecado. A ti nos encomendamos, Madre de misericordia: obtennos el perdón de Dios, ayúdanos a construir un mundo según tu corazón.

Oh Rosario bendito de María, cadena dulce que nos anuda a Dios, cadena de amor que nos hace hermanos, no te dejaremos jamás. En nuestras manos serás arma de paz y de perdón, estrella de nuestro camino.

Y nuestro beso a ti, en nuestro último respiro, nos sumergirá en una ola de luz, en la visión de la Madre amada y del Hijo divino, anhelo de alegría de nuestro corazón con el Padre y el Espíritu Santo».

NUESTRA SEÑORA DE POMPEYA

La Santísima Virgen del Rosario de Pompeya, no es otra más que la mismísima Virgen del Rosario, que en 1878 el Beato Bartolo Longo, quería llevar la devoción del rosario a la ciudad de Pompeya (ciudad que había sido sepultada bajo las cenizas del volcán Vesubio, años después ocupada por humildes campesinos, que habían levantado una pequeña capilla).

Con el objeto de llevar esa devoción el beato visitaba las casas llevando rosarios e imágenes de la Virgen. Queriendo restaurar la capilla obtuvo en un convento de Nápoles un muy deteriorado cuadro de Ntra. Sra. Del Rosario acompañada con Santo Domingo de Guzmán y  Santa Catalina de Siena.

Poco después de instalado el cuadro en la capilla, la imagen realizó numerosos milagros. Una de las curaciones más importantes fue la del Beato Bartolo Longo, quién mientras estaba enfermo escribió la novena a la Virgen.

Hoy día la cantidad de milagros ha superado los 40.000, todos ellos documentados en el periódico “il Rosario e la Nuova Pompei”. Los milagros están fundamentados en certificados médicos y otros documentos fidedignos.

[masterslider id=”4″] FRASES PARA AMAR EL SANTO ROSARIOLee más aquí

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here