Usar mal la Palabra de Dios

115

Usar mal la Palabra de Dios – La homilía de hoy del Papa Francisco

Los doctores de la ley (de ayer y de hoy) juzgan a los demás usando la Palabra de Dios contra la Palabra de Dios, a ellos no le importa la vida de las personas sino sólo sus esquemas hechos de leyes y palabras. Lee más

En la primer lectura de hoy, tomada de los hechos de los Apóstoles, en la cual los doctores de la ley acusan a Esteban con calumnias porque no pueden oponerse a la sabiduría y al Espíritu con el que él hablaba.  Instigan falsos testimonios que decían haberlo escuchado pronunciar palabras blasfemas contra Moisés, y contra Dios.

El corazón cerrado a la verdad de Dios, está agarrado solamente a la verdad de la ley, más que de la ley, de la letra, y no encuentra otra salida que la mentira, el falso testimonio y la muerte. Jesús le había advertido por esta actitud, por la que sus padres habían asesinado a los profetas y los hijos construían monumentos a esos profetas. La respuesta de los doctores de la letra, es cínica e hipócrita: «Si nosotros hubiéramos estado en el tiempo de nuestros padres, no habríamos hecho lo mismo.»




Y así se lavaban las manos delante de ellos mismos y se «purificaban» para juzgar. Pero el corazón está cerrado a la palabra de Dios, y cerrado a la verdad, y al mensajero de Dios que lleva la profecía para que el Pueblo de Dios pueda avanzar.

Me siento mal cuando leo aquél pequeño pasaje del Evangelio de San Mateo, cuando Judas el Iscariote, arrepentido va a los sacerdotes y dice: «He pecado», y quiere retornar las monedas. «¡Qué nos importa!», dicen ellos. «¡Es tu problema! Un corazón cerrado delante de este pobre hombre arrepentido que no sabía que hacer. Tú problema. Y el salió a suicidarse. ¿Y ellos que cosa hacen? ¿Hablan y se dicen pobre hombre? ¡No! Pronto las monedas: «Estas monedas son el precio de la sangre, no pueden entrar al templo… por esta regla, esta otra… ¡Los doctores de la Ley!

A ellos no les importa la vida de una persona, no les importa el arrepentimiento de Judas: el Evangelio dice que él estaba arrepentido. Sólo les importan sus esquemas de leyes y palabras y tantas cosas que han construído. Y esta es la dureza de sus corazones. Y esta es la dureza del corazón, la torpeza del corazón de esta gente, que cómo no podían resistir a la verdad de Esteban van a buscar testimonios falsos para juzgarlo.

 

Esteban, termina como Jesús. Y esto se repite en la historia de la Iglesia. La historia nos habla de tanta gente que es asesinada, juzgada, aunque era inocente, juzgada con la Palabra de Dios, usándola contra la Palabra de Dios. Pensemos en la caza de las brujas, o en Santa Juana de Arco, y tantos otros que han sido condenados a la hoguera, porque no se ajustaban a los juicios que se hacían usando la Palabra de Dios. Es el modelo de Jesús, que por ser fiel y haber obedecido verdaderamente a la Palabra del Padre, es crucificado. Con cuánta ternura Jesús dice a los discípulos de Emaus: «¡Oh necios y lentos de Corazón!»

Pidamos hoy al Señor que con la misma ternura mire las pequeñeces y necedades de nuestros corazones, nos acaricie, nos diga: «¡Oh necios y lentos de Corazón!» y empiece a explicarnos las cosas.

Más fotos con mensajes de las homilías del PapaHaciendo Click Aquí

La homilía de hoy 11 de abril en video (original en Italiano):

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here