ORACIÓN ANTES DE LA CONFESIÓN

4442

 


Mírame amado y buen Jesús, soy un pecador, postrado lleno de confianza ante tus pies.

Mis pecados me llenan de temor y no encuentro otro refugio que tu divino Corazón, que devuelve la confianza otra vez a mi alma.

Soy, en verdad el más ingrato de tus hijos, que tan mal ha correspondido a tu amor, ofendiéndote a ti, que sos mi Padre misericordioso.

Ya no soy digno de ser llamado hijo tuyo. Pero mi pobre corazón no puede vivir sin ti.

Merezco un juez severo; pero en vez de esto, encuentro un Dios, lleno de ternura y amor, clavado en la cruz, por mi bien, y con los brazos abiertos, dispuesto a recibirme, cual Padre amoroso.

Tus llagas me invitan al arrepentimiento y hablan a mi pobre corazón: vuelve, hijo mío, vuelve a Mi, arrepiéntete y no dudes de mi amor y de mi perdón.

Dame un poco de aquel conocimiento y de aquel dolor que tu tienes de mis pecados, cuando en el huerto de los Olivos sudaste sangre a la vista de ellos, y caiste como muerto sobre tu sagrado rostro, para que yo comprenda el peso y la malicia del pecado y tenga un verdadero dolor.

Ilumina mi entendimiento para que conozca claramente mis pecados.

Fortalece mi voluntad para aborrecer mis pecados y arrepentirme de todos ellos.

Oh María, Madre de los dolores, ayúdame en esta grande tribulación de mi alma.

Angel de mi guarda, santos , rueguen por mí, para que haga una buena confesión.

Amén

Puedes leer también aquí:




 

COMPARTIR

5 Comentarios

Comments are closed.