Entrevista al Papa Francisco (II Parte)

81
Papa Francisco entrevista en el Avión de regreso de México
Francisco y la Virgen

Entrevista al Papa Francisco (II Parte)

En su viaje de regreso el Papa Francisco habló con los periodistas, en esta segunda parte aborda los temas del aborto y el Virus Zika, sobre la relación del Papa Juan Pablo II y una filósofa polaca americana, sobre sus próximos proyectos de viajes, sobre los divorciados vueltos a casar y sobre las uniones homosexuales, sobre que le pidió a la Virgen de Guadalupe, entre otras interesantísimas cosas:

La corresponsal de la cadena COPE, de España, Paloma García Ovejero Pregunta (P):

Santo Padre, desde hace algunas semanas hay mucha preocupación en bastantes países latinoamericanos, pero también en Europa, por el virus Zika. El riesgo mayor sería para las mujeres embarazadas; hay angustia. Algunas autoridades han propuesto el aborto o evitar el embarazo. En este caso, ¿la Iglesia puede tomar en consideración el concepto de mal menor?

Papa Francisco:

El aborto no es un “mal menor”. Es un crimen. Es eliminar a uno para salvar a otro. Es lo que hace la mafia, ¿eh? Es un crimen. Es un mal absoluto.

Sobre “mal menor”: evitar el embarazo es–hablamos en los términos de conflicto entre el quinto y el sexto Mandamiento. Pablo VI, ¡el Grande!, en una situación difícil, en África, permitió a las religiosas usar los anticonceptivos por casos de violencia. No confundir el mal de evitar el embarazo, con el aborto. El aborto no es un problema teológico: es un problema humano, es un problema médico.

Se mata a una persona para salvar a otra – en el mejor de los casos. O para pasarla bien, ¿no? Está en contra del Juramento Hipocrático que los médicos deben hacer. Es un mal en sí mismo, pero no es un mal religioso, al inicio: no, es un mal humano.

Luego, evidentemente, como es un mal humano –como cada asesinato- es condenado. En cambio, evitar el embarazo no es un mal absoluto: en ciertos casos, como es éste, como en aquel que he mencionado del Beato Pablo VI, estaba claro.

También yo exhortaría a los médicos que hagan de todo por encontrar las vacunas contra estos dos mosquitos que traen este mal: sobre esto hay que trabajar…. Gracias

P: La periodista Ludwig Ring-Eifel, de la agencia alemana KNA:

Santidad, en pocas semanas Usted recibirá el Premio Carlo Magno, uno de los premios más prestigiosos de la Comunidad Europea. También Su predecesor, San Juan Pablo II, recibió este premio, que era tan importante para él. Y le importaba mucho también la unidad europea, que ahora parece que está yendo a trozos, antes con la crisis del euro y ahora con la crisis de los refugiados. ¿Usted a lo mejor tiene una palabra para nosotros en esta situación de la crisis europea?

Papa Francisco

Primero sobre el Premio Carlo Magno. Yo tenía la costumbre de no aceptar condecoraciones o doctorados, pero desde siempre: no por humildad, sino porque no me gustan, estas cosas. Un poco de locura es bueno tenerla, y no me gusta. Pero en este caso, no digo “forzado”, pero “convencido” con la santa y teológica  testarudez del cardenal Kasper, que ha sido elegido (ríe) desde Aachen para convencerme. Y yo he dicho: “Sí, pero en el Vaticano”. Y… he dicho esto; lo ofrezco por Europa: que sea una condecoración, un premio para que Europa pueda hacer aquello que yo he deseado en Estrasburgo: más fácil que no sea la “abuela Europa”, pero la “mamá Europa”.

Segundo. El otro día, leyendo las noticias sobre esta crisis y esto: yo leo poco, yo sólo hojeo un periódico – no digo el nombre para no crear celos, pero se sabe…. (Ríe) – lo veo 15 minutos, y luego me hago informar de la Secretaria de Estado… Una palabra que me ha gustado, y me ha gustado –no se quien la aprueba y quien no- “la refundación de la Unión Europea”. Y yo he pensado en los grandes Padres, ¿eh?

Pero hoy ¿dónde están un Schuman, un Adenauer? Y estos grandes, que después de la guerra han “fundado” la Unión Europea… Y me gusta, esta idea de la refundación: ¡a lo mejor se podría hacer! Porque Europa, no diría que es “única”, pero tiene una fuerza, una cultura, una historia que no se puede desperdiciar, y tenemos que hacer de todo para que la Unión Europea tenga la fuerza y también la inspiración de hacernos andar hacia delante. No sé, esto es lo que pienso.

(P) Anne Thompson, “Nbc News”

Santo Padre, durante este viaje usted ha hablado mucho de familia y del Año de la Misericordia. Algunos se preguntan, cómo una Iglesia que sostiene ser “misericordiosa” pueda perdonar con más facilidad a un asesino que a uno que se divorcia y se vuelve a casar

Papa Francisco:

¡Me gusta la pregunta! Sobre la familia, han hablado dos Sínodos y el Papa ha hablado todo el año en las catequesis de los miércoles. Y la pregunta es verdadera, me gusta, porque usted la ha formulado plásticamente bien, ¿eh?

En el documento post-sinodal que saldrá – quizás antes de Pascua – se retoma todo aquello que el Sínodo – en uno de los capítulos, porque tiene muchos –  ha dicho sobre los conflictos o sobre las familias heridas, y la pastoral de las familias heridas …   Es una de las preocupaciones. Como lo es también la preparación al matrimonio.

Piense que para hacerse sacerdote se necesitan ocho años de estudio, de preparación, y después, después de un cierto tiempo, si sientes que no puedes, pides la dispensa, te vas, y todo termina ahí. En cambio, para recibir un sacramento que es para toda la vida ¡bastan tres-cuatro charlas! …

La preparacion al matrimonio es muy importante: es muy, muy importante porque creo que sea una cosa que la Iglesia, en la pastoral común – al menos en mi país, en Sudamérica – no ha evaluado tanto. Por ejemplo – ahora no mucho, pero hace algunos años – en mi patria, existía la costumbre de … se llamaba “casamiento de apuro”: casarse rápidamente porque viene un niño. Y para cubrir socialmente el honor de la familia … Así, no eran libres, y tantas veces estos matrimonios son nulos. Y yo, como obispo, he prohibido a los curas hacer esto, cuando era el caso …  el niño ¡que venga!  Que sigan siendo novios, y cuando se sientan listos para afrontarlo durante toda la vida, que vayan adelante. Pero hay una falta del matrimonio.

Luego, otro capítulo muy interesante: la educación de los hijos. Las víctimas de los problemas de la familia son los hijos: los hijos. Pero también víctimas de los problemas de la familia que ni el marido ni la esposa quieren: por ejemplo, la necesidad de trabajo. Cuando el papá no tiene tiempo libre para hablar con los hijos, cuando la mamá no tiene tiempo libre para hablar con los hijos …  Cuando yo confieso a una pareja que tiene hijos, un matrimonio, pregunto: “¿cuántos hijos tienen?”. Y algunos se asustan porque dicen: “el cura me preguntará por qué no tengo más …”. Entonces yo agrego: “le haré una segunda pregunta: ¿usted juega con sus hijos?”, y la mayoría – ¡casi todos! – dicen: “pero, Padre, no tengo tiempo: trabajo todo el día”. Y los hijos son víctimas de un problema social que hiere a la familia. Es un problema … me gusta su pregunta.

Y una tercera cosa interesante, en el encuentro con las familias en Morelia – no: ¿fue en Morelia? No …  en Tuxtla, en Tuxtla – había una pareja de vueltos a casar en segunda unión, integrados en la pastoral de la Iglesia … Y la palabra-clave que usó el Sínodo – y yo retomaré – es “integrar en la vida de la Iglesia a las familias heridas, a las familias de los vueltos a casar”, y todo esto. Pero no olvidarse de que los niños están al centro, ¿eh? Son las primeras víctimas, ya sea de las heridas que de las condiciones de pobreza, de trabajo, de todo esto …

P: ¿Significa que podrán recibir la comunión?

Papa Francisco:

Esta es una cosa… Integrar en la Iglesia no significa “recibir la comunión”, porque conozco católicos vueltos a casar que van a la iglesia una vez al año, dos veces: “¡Pero, quiero hacer la comunión!”, como si la comunión fuese una condecoración, ¿no?

Un trabajo de integración …   todas las puertas están abiertas. Pero no se puede decir, solamente hasta aquí, “pueden hacer la comunión”. Esta sería también una herida a los matrimonios, a la pareja, porque no los hará cumplir aquel camino de integración. Y estos dos ¡eran felices! Y han utilizado una expresión muy hermosa: “Nosotros no hacemos la comunión eucarística, pero hacemos comunión en la visita al hospital, en esto, en aquello …”. Su integración está ahí. Si hay algo más, el Señor dirá, pero … es un camino

 

P: Antone-Marie Izoard de “Imedia”:

Los medios han publicado el intercambio de cartas entre el Papa Juan Pablo II y la filósofa americana Anna Teresa Tymieniecka. Según usted, ¿un Papa puede tener una relación tan íntima con una mujer? ¿Usted conoce o ha conocido este tipo de experiencia?

Papa Francisco:

Esto lo conocía, esta relación de amistad, entre San Juan Pablo II, y esta filosofa, cuando estaba en Buenos Aires: una cosa que se sabía, también los libros de ella son conocidos, y Juan Pablo II era un hombre inquieto …

Además, yo diría que un hombre que no sabe tener una buena relación de amistad con una mujer – no hablo de los misóginos: estos son enfermos – es un hombre que le falta algo. Y yo, por experiencia propia, también, cuando pido un consejo, pido a un colaborador, a un amigo, un hombre, pero también me gusta escuchar el parecer de una mujer: ¡te dan tanta riqueza! Miran las cosas de otro modo.

A mí me gusta decir que la mujer es aquella que construye la vida en el vientre y tiene – ¿pero esto es una comparación que hago yo? – y tiene este carisma de darte cosas para construir. Una amistad con una mujer no es un pecado: una amistad. Una relación amorosa con una mujer que no sea tu mujer, es un pecado. El Papa es un hombre, el Papa tiene necesidad también del pensamiento de las mujeres. Y también el Papa tiene un corazón que puede tener una amistad sana, santa con una mujer. Existen santos amigos – Francisco, Clara, teresa, Juan de la Cruz … No se asusten … Pero, las mujeres no son todavía un poco … bien consideradas, no totalmente … no hemos entendido el bien que una mujer puede hacer en la vida del sacerdote y de la Iglesia, en un sentido de consejo, de ayuda, de sana amistad. Gracias.

P: Franca Giansoldati de “Il Messaggero”:

Yo vuelvo sobre el tema de la ley que está por ser votada en Italia (ley Cirinna contra la que protestaron más de dos millones de personas hace un par de semanas en Roma en el llamado Family Day), es una ley que de alguna manera involucra a otros Estados, porque otros Estados también han puesto en su atención leyes que corresponden a uniones entre personas del mismo sexo.

Existe un documento de la Congregación para la Fe, que data de 2003, que dedica una amplia atención a esto y dedica un capítulo al comportamiento que deben tener los parlamentarios católicos en el Parlamento ante estas leyes. Se dice expresamente que los parlamentarios católicos no deben votar estas leyes.

Considerando que existe mucha confusión sobre esto, le quería preguntar, ante todo si este documento del 2003 tiene todavía un valor. Y, efectivamente, cuál es el comportamiento que un parlamentario católico debe tener.

Papa Francisco:

Yo no recuerdo bien ese documento de 2003 de la Congregación para la Doctrina de la Fe, pero un todo parlamentario católico debe votar según la propia conciencia bien formada. Esto diría, sólo esto. Creo que es suficiente, y digo bien formada porque no es la conciencia lo que me parece.

Recuerdo cuando fue votado el matrimonio entre personas del mismo sexo en Buenos Aires, y estaba ahí, emparejado en los votos, al final uno le preguntó a otro: ‘¿Tu ves claro?’. ‘No. Tampoco yo, pero así perdemos’. ‘Pero si no vamos, no damos quórum’. ‘Pero si damos el quórum, damos el voto a Kirchner’. ‘Prefiero darlo a Kirchner y no a Bergoglio’, y así.

Esto no es conciencia bien formada. Y sobre las personas del mismo sexo repito lo que dije en el viaje de Río de Janeiro, que está en el Catecismo de la Iglesia.

P:

Después de Moscú, El Cairo. ¿Hay otro deshielo que se observa al horizonte? Me refiero a la audiencia que usted desea con el «Papa» de los musulmanes sunitas, llamémoslo así, el Imán de Al Azhar.

Papa Francisco:

Sobre esto, ha ido Mons. Ayuso al Cairo, la semana pasada, para encontrar al segundo del Imam y también al Imam. Mons. Ayuso es secretario del cardenal Tauran, del Pontificio Consejo para el diálogo interreligioso. Yo quiero encontrarlo, sé que a él le gustaría, y estamos buscando el modo: siempre por medio del Cardenal Tauran, porque este es el camino, ¿no? Pero, lo lograremos. aquello que he dicho en el viaje de Río de janeiro que está en el catecismo de la Iglesia Católica.

P: Javier Martínez Brocal, “Rome Reports”

Santo Padre, muchas gracias por este viaje a México: fue un honor acompañarlo y ver lo que vimos. Paso al italiano: todavía no hemos vuelto a Roma y ya estamos pensando en futuros viajes, en hacer de nuevo las valijas. Santo Padre, ¿Cuándo irá a la Argentina, donde lo esperan desde hace mucho tiempo, o cuándo volverá a América Latina, o irá a China…? También, una broma: usted, durante este viaje, nos habló muchas veces de “soñar”. Usted, ¿qué sueña? Y, sobre todo, ¿cuál es su pesadilla?

Papa Francisco:

China,… (Risas) ir allí: ¡Me gusta mucho!

Quiero decir una cosa, una cosa justa, sobre el pueblo mexicano. Es un pueblo de una riqueza, de una riqueza tan grande, es un pueblo que sorprende… tiene una cultura, una cultura milenaria… ¿ustedes saben que hoy, en México se hablan 65 idiomas, contando los indígenas? ¡65! Es un pueblo de gran fe, también ha sufrido persecuciones religiosas, hay mártires – ahora canonizaré dos… dos o tres… Es un pueblo… no se lo puede explicar: es un pueblo que simplemente no se puede explicar porque la palabra «pueblo» no es una categoría lógica, es una categoría mítica. Y no se puede explicar el pueblo mexicano, esta riqueza, esta historia, esta alegría, esta capacidad de fiesta y estas tragedias sobre las que ustedes han preguntado.

No puedo decir otra cosa, que esta unidad, también que este pueblo haya logrado no fallar, a no terminar con tantas guerras, y las cosas que suceden ahora…

Pero allí, en Ciudad Juárez, hubo un pacto de 12 horas de paz por mi visita: después continuarán a luchar entre sí, los traficantes… Pero, un pueblo que aún tiene esta vitalidad, sólo se explica por Guadalupe. Y yo los invito a estudiar seriamente el hecho de Guadalupe. La Virgen está allí. No encuentro otra explicación. Sería bueno que ustedes, como periodistas, hay algunos buenos libros que explican, que explican también la pintura, cómo es, lo que significa… Y así se podrá entender un poco este pueblo tan grande, tan bello.

P: Caroline Pigozzi di “Paris Match”

Sí, Santo Padre, buenas tardes. Dos cosas. Quería saber lo que le pidió  a la Guadalupana, porque se quedó mucho tiempo rezando en la iglesia a la Guadalupe; después, la segunda cosa,

Papa Francisco:

 

Pedí por el mundo, por la paz… muchas cosas… La pobre terminó con la cabeza así… He pedido perdón, he pedido que la Iglesia crezca sana, pedí por el pueblo mexicano… también, una cosa que pedí tanto es que los sacerdotes sean verdaderos sacerdotes y las monjas, verdaderas monjas y los obispos, verdaderos obispos: como el Señor nos quiere. Esto lo pedí mucho, ¿no? Y después, las cosas que un hijo le dice a la Mamá son un poco secretas… Gracias, Carolina…

 

Buen viaje. Muchas gracias por su trabajo y recen por mí. Y sepan que yo estoy a su disposición. Y jueguen con sus hijos…